Piden la diversificación comercial

El precoloquio de IDEA en Rosario
(0)
14 de mayo de 2003  

ROSARIO.- El crecimiento de las exportaciones agrícolas y agroindustriales no puede ser el único motor de la economía argentina, aunque debe estimularse con una política fiscal cautelosa y una mayor inserción internacional que contemple la reformulación del Mercosur, opinaron ayer empresarios y especialistas en Comercio Exterior que participaron del precoloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), en Rosario.

Según consignó la agencia Télam, la economista Beatriz Nofal, ex subsecretaria de Industria del gobierno de Fernando de la Rúa, llamó a hacer más equitativo el funcionamiento del Mercosur y a abandonar la visión "mercantilista" que ubica a las exportaciones como eje del crecimiento económico.

"Desde 1997 el Mercosur no funciona. En la última crisis de 2002 se notó que hubo problemas de visión compartida. La Argentina y Brasil tal vez no compartan qué quieren hacer", dijo Nofal en uno de los paneles sobre "el nuevo modelo agroexportador" que organizó IDEA en su reunión.

Falsa visión mercantilista

"Es falsa la visión mercantilista de que se puede crecer aumentando las exportaciones y no las importaciones", agregó la ex funcionaria.

En ese sentido, el vicepresidente de Molinos, Juan Manuel Forn, sostuvo que "hay que importar más para exportar más" y agregó que el crecimiento de la actividad del sector lechero en los noventa "es una muestra de lo que pueden hacer los argentinos en épocas de estabilidad".

Como administrador del paquete accionario de Molfino, la tercera industria láctea del país, Forn habló de que "la mayoría de los productos lácteos son commodities, tomadores de precios, y por eso hay que trabajar sobre costos y productividad".

El director de la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara), Alberto Rodríguez, dedicó su intervención a quejarse de las retenciones, que a su juicio perjudican el despegue definitivo de las ventas al exterior.

"Desde comienzos de los ochenta este sector, hoy exitoso, fue abierto al mundo. Hasta los ochenta se producía para el mercado interno y se exportaban excedentes", manifestó Rodríguez.

Añadió que "la ley de granos, el diferencial arancelario y la eliminación de las retenciones fueron los motores del desarrollo desde esa época desde el lado oficial, y también ayudaron la infraestructura y la evolución del mercado mundial".

"Siempre decimos que podemos soportar las retenciones por un tiempo, pero no para siempre", concluyó el empresario.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.