Piden que el Indec no haga el censo 2010

La sugerencia se deslizará hoy, al difundir un crítico informe sobre la situación del organismo estadístico oficial
(0)
29 de diciembre de 2009  

El consejo asesor del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) planteará hoy un ultimátum para que el Gobierno brinde información precisa sobre la forma en que realiza sus índices, y dará a entender que otro organismo debería hacer el censo 2010, para que sea fiable.

Así lo expresaron ayer a LA NACION fuentes del consejo, mientras pulían el informe que se presentará públicamente hoy, con fuertes críticas a los datos aportados por el Indec en los informes pedidos por las universidades nacionales.

El reporte, que se difundirá esta tarde en el Consejo Interuniversitario Nacional, hará foco en las deficiencias del intercambio de datos con el organismo que conduce Norberto Itzcovich, sospechoso de manipular las estadísticas desde 2007. La intención de los profesores de las universidades de Buenos Aires (UBA), Tres de Febrero, Tucumán, Mar del Plata y Rosario es "plantear un sutil ultimátum para que, si dentro de un tiempo corto no nos brindan información fiable sobre el índice de precios al consumidor y el censo 2010, el informe final del consejo se haga con datos propios".

De hecho, los académicos -que formaron el consejo a partir de un decreto presidencial- realizaron entrevistas con varios expertos, entre ellos los ex directores del Indec Héctor Valle y Víctor Beker.

El mensaje surgido de estas entrevistas es que "las posibilidades de que el Indec cambie antes de 2011 son muy bajas".

Por esa razón, los ex directores del Indec y parte de los consejeros plantean su adhesión a los proyectos de la oposición para que el Indec sea autónomo y autárquico, aunque temen que el Gobierno se les anticipe con una reforma light .

En esa sintonía, varios de los académicos consideran que no están dadas las condiciones para que el censo de población, la tarea más importante que tiene por delante el Indec en 2010, "salga de la órbita de un organismo que no tiene ninguna credibilidad". Así lo expresaron fuentes de la UBA y de Tres de Febrero, que consideran que la delicada tarea de juntar y procesar los datos "debería estar en manos de un conjunto de organismos -como parte del sistema nacional de estadísticas- y, si es necesario, demorarse hasta 2011".

Por su parte, el ministro de Economía, Amado Boudou, expresó a LA NACION que "el Indec trabaja en el diseño de los mecanismos de recolección y procesamiento" para lograr que el censo 2010 sea confiable. "Es el gran desafío del Indec, luego de lo que pasó en el anterior, que se hizo en un gobierno que no tenía idea de cómo gestionar", dijo Boudou, en referencia a la gestión de la Alianza en 2001.

Pero los académicos no opinan lo mismo. El director de la Maestría en Generación y Análisis de Información Estadística de la Untref, Jorge Fernández Bussy, consideró: "Primero pensamos que el problema más grave de credibilidad era el de los datos del IPC, pero luego nos dimos cuenta de que los referidos al censo 2010 son iguales o peores".

Enrique Zuleta Puceiro (Derecho-UBA) recordó que "las pruebas piloto del censo que hizo el Indec en Chivilcoy y Tierra del Fuego fueron un fracaso". El sociólogo indicó que, además del informe que presentarán hoy, le giraron al ministro Boudou un cuestionario que debería servir como base para el informe que el consejo tiene planeado difundir en abril.

En cambio, se le reconoce el gesto de haber vuelto a publicar la base de datos de la encuesta permanente de hogares.

La idea de los académicos de apurar los tiempos se debe a que temen quedar atrapados en la telaraña de promesas incumplidas del Gobierno. No los alienta la frase de Boudou que señaló que "hay que consolidar lo que se hizo en los últimos dos años en el Indec".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.