Opinión. Piratas atentan contra el empleo