Podrían emitir $ 4900 millones más sin riesgo de inflación

Es por la ausencia del papel multiplicador del crédito bancario
Javier Blanco
(0)
24 de mayo de 2003  

Las condiciones actuales en que se desenvuelve la economía les dan a las autoridades monetarias un margen muy superior al que recientemente les concedió el Fondo Monetario Internacional (FMI) para seguir inyectando pesos en el mercado sin peligro de que se produzca un brote inflacionario.

El juicio de valor surge del tradicional informe económico semanal de la consultora en economía y empresas Ecolatina, fundada en 1975 por el actual titular del Palacio de Hacienda, Roberto Lavagna (junto a Alberto Paz), y en la que trabaja su hijo, el también economista Marco Lavagna.

Para los técnicos de Ecolatina, la actual dinámica que muestra la demanda de dinero genera espacio para que el Banco Central (BCRA) pueda ampliar "en $ 4900 millones la base monetaria actual sin afectar el nivel de los precios, porque la demanda de billetes supera en $ 12.400 millones a la oferta".

El trabajo de la consultora recoge el debate que se generó desde que el Gobierno obtuvo aval del FMI para flexibilizar en $ 4000 millones la pauta monetaria. "Esa discusión estuvo centrada en la efectividad que el poder concedido al BCRA para comprar divisas tendría para evitar que el dólar siga bajando y, adicionalmente, en los impactos inflacionarios posibles."

Pero esa disyuntiva no dejó ver que "ante la falta de inversiones y de crédito contar con una política monetaria más flexible puede contribuir a apuntalar la recuperación de la demanda interna y consolidar el crecimiento del nivel de actividad".

A no asustarse

Para Ecolatina, los que se asustan con el nivel de la expansión monetaria lo hacen porque comparan los niveles actuales con los existentes a principios de 2002, lo que constituye un error, aunque "desde enero del año pasado la base monetaria ajustada creció 114% porque entre pesos y cuasi monedas se emitieron $ 21.000 millones".

Dicho error consiste en no tomar en cuenta que "si bien creció fuerte la base monetaria, el colapso bancario redujo notablemente la multiplicación de ese dinero".

En este sentido, destacan que tomando la relación entre efectivo en poder del público y depósitos y la de los encajes con esos depósitos se observa que el multiplicador bancario bajó de un valor de 5 a 2,55 tras la crisis: por cada peso emitido se generan ahora $ 2,55 adicionales contra los $ 5 que se generaban en 2001. "En la actualidad el total de la base monetaria genera la mitad de la oferta monetaria que se lograba cuando los bancos utilizaban casi a pleno su capacidad prestable."

Así, la conducción del BCRA podría emitir hasta $ 46.000 millones, desde los $ 40.925 millones computados al 21 del actual. Pero esta cuestión promete generar nuevas discusiones.

Por lo pronto, el titular del BCRA, Alfonso Prat-Gay, dijo hace algunas semanas que si bien no se produjo la "borrachera monetaria" que en su momento vaticinó el FMI, por la situación coyuntural enfrentaba dificultades para determinar si la cantidad de dinero en circulación era mucha o poca. "Por eso optamos por tener una oferta monetaria estable y después rezar para que todo se acomode", dijo entonces, en alusión a lo que definió como "el arte de tratar de operar con metas de inflación".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.