Podrían recortarse los fondos provinciales por el déficit cero

De la Rúa se reunió con legisladores
Mariano Obarrio
(0)
24 de agosto de 2001  

En un almuerzo en la Casa de Gobierno, el presidente Fernando de la Rúa recibió ayer a un grupo de legisladores de la Alianza, y les comunicó que el Gobierno respetará la coparticipación federal, pese a que no se descarta una reducción en esos envíos de fondos en virtud del plan de déficit cero. La explicación, según un participante del encuentro, la dio el ministro de Economía, Domingo Cavallo.

"Se está cumpliendo con los acuerdos con los gobernadores", dijo el ministro, que precisó que se cumplirá con el traslado a las provincias de los fondos pactados respecto de la recaudación fiscal y del fondo fiduciario para obras públicas en el interior.

"Se respetarán todas las partidas, excepto las que corresponden a los créditos que estaban programados para girar a las provincias y que no están por el corte del crédito que sufrió el país", informó una fuente oficial de la Casa de Gobierno.

Este mecanismo regirá hasta el 31 de diciembre y será compensado, en gran parte, con el "aporte patriótico" de 1000 millones de pesos a cuenta de impuestos de 2002, que ofrecieron un grupo de bancos y grandes empresas.

Cavallo destacó que el acuerdo con el FMI no exige ningún tipo de recortes en los montos coparticipables. Sólo requiere darle trámite parlamentario a una ley de coparticipación antes del 31 de diciembre próximo para que sea tratada el año venidero.

Pero lo que sí exige el acuerdo de ayuda adicional de US$ 8000 millones para superar la crisis financiera es respetar a rajatabla el plan de déficit cero. Por ese motivo, fuentes cercanas al jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, admitieron que si se registrara una baja en la recaudación, el Gobierno se vería obligado a girar un monto inferior al piso pactado de 1364 millones de pesos mensuales. "En ese caso, será así por la fuerza de los hechos y del plan déficit cero, pero no porque lo dice el FMI", dijo.

En el comedor presidencial de la Casa Rosada, De la Rúa, Cavallo y Colombo recibieron a los diputados radicales Horacio Pernasetti, Raúl Baglini, Rafael Pascual y Jesús Rodríguez, y Rodolfo Rodil (Frepaso), y a los senadores de la UCR Mario Losada, Jorge Agúndez, José María García Arecha, Horacio Massacessi, Alcides López y Juan Carlos Losa, y al renovador salteño Roberto Ulloa.

También participaron el canciller, Adalberto Rodríguez Giavarini, el secretario general de la Presidencia, Nicolás Gallo, y el vocero del Gobierno, Juan Pablo Baylac. Surgió de allí que se intentará eliminar del presupuesto 2002 los recortes de salarios públicos y de jubilaciones. Pernasetti dijo que "no se van a mantener los recortes actuales de salarios, porque se compensarán con una disminución de gastos en otras áreas del Estado".

Como mecanismo para evitar esos recortes, dentro del plan de déficit cero se baraja, según el diputado, la idea de "reprogramar los vencimientos de la deuda para ahorrar los gastos que significan los intereses".

En la reunión, Cavallo se había mostrado muy entusiasmado con la recompra de la deuda para reducir su costo: afirmó que generará confianza y reactivará la inversión y el consumo, pero dijo que "no está claro el monto que se utilizará para esa operación, 3000 millones o más", según uno de los presentes. Colombo reafirmó en la mesa que se contempla, además, la reducción de gastos en el PAMI y la Anses, y una nueva reforma del Estado.

El jefe del Gabinete explicará el jueves ante el Senado todos los aspectos del acuerdo con el FMI y de la nueva coparticipación, que comenzó a ser cuestionada por gobernadores y legisladores del PJ y de otros partidos.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?