Polémica por el magro resultado fiscal

Legisladores de la oposición confrontaron con el gobernador Ruckauf por los bajos ingresos
Pablo Morosi
(0)
21 de octubre de 2000  

LA PLATA.- En medio de un áspero cruce de acusaciones, el ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Jorge Sarghini, espera los últimos resultados de la moratoria para intentar atenuar el impacto de la caída de la recaudación de impuestos propios, que alcanzó el 7,1% en septiembre respecto del mismo mes de 1999. Según cálculos extraoficiales de fuentes de esa cartera, los 40.000 contribuyentes que se presentaron a regularizar sus deudas impositivas dejarán al fisco unos $ 800 millones.

Tal como anticipó ayer La Nación , la baja de la recaudación fue consignada en un informe de la Contaduría General y de la Dirección de Rentas bonaerenses, y confirma lo advertido tiempo atrás por varias consultoras privadas, que auguraron al gobierno de Carlos Ruckauf una baja en los ingresos propios superior al 9 %. Si se compara con lo ocurrido en 1999, el fisco provincial resignó, en lo que va del actual ejercicio, unos $ 250 millones correspondientes a gravámenes provinciales.

Ahora, la administración justicialista deberá afrontar las dificultades derivadas de la proyección de un aumento del 5,9% incluída en el presupuesto. Febrero fue el único mes en el que los ingresos impositivos crecieron (13,5%), mientras que el resto de los meses la baja fue sostenida, hasta llegar, en agosto, al 13%. La baja más importante en el acumulado de los nueve primeros meses de 2000 con el mismo período de 1999 fue en el impuesto de Sellos (-20,2%), seguido por el de automotores (-5,1). En tanto, en el gravamen de mayor incidencia, ingresos brutos, la baja fue menos pronunciada (-1,9). No obstante, la puesta en marcha de la revaluación inmobiliaria, que significó aumentos en la imposición para una parte de los contribuyentes, determinó un crecimiento del 5,2% en ese impuesto.

El subsecretario de Finanzas de la cartera económica bonaerense, Gerardo Otero, no confirmó las cifras surgidas del "paper" de la Contaduría, aunque aclaró que "toda vez que cae la actividad económica en términos reales y también caen los precios, eso influye negativamente sobre la recaudación".

El gobernador Ruckauf había usado un tono menos diplomático al culpar a la política económica nacional por la caída en los ingresos bonaerenses. Sus afirmaciones desataron una ola de cuestionamientos desde la oposición. "La principal causa de la caída de la recaudación es la pésima gestión tributaria desarrollada por la Dirección de Rentas provincial", disparó el diputado frepasista Horacio Piemonte.

"¿Cómo puede ser que en el acumulado anual los recursos de jurisdicción nacional hayan aumentado 2,3% según el informe de la Contaduría, en tanto que los de jurisdicción provincial continúan en franca caída?", se preguntaron los legisladores.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.