Por ahora no habrá ayuda extra del FMI

Lo afirmó el organismo en Washington
Lo afirmó el organismo en Washington
(0)
30 de agosto de 2000  

WASHINGTON (De nuestra corresponsal).- "Cualquier discusión sobre este tema deberá esperar a que el directorio termine su revisión de la línea de créditos contingentes" (CCL, en su sigla en inglés), dijo el vocero del FMI, Thomas Dawson, a La Nación .

De esta manera, el FMI dio a entender que no están dadas las condiciones para iniciar una discusión sobre el eventual acceso de la Argentina a la línea de crédito que en este momento está bajo revisión del organismo multilateral.

"Una cantidad de países han expresado su interés en la línea de crédito si se modifican las condiciones" que fueron establecidas en abril de 1999, siguió Dawson durante una conferencia de prensa desarrollada en la sede del organismo, en Washington.

El vocero, que no quiso identificar uno por uno a los países que habían demostrado interés en esta línea que fue diseñada tras las crisis financieras como un mecanismo preventivo, dijo que por ahora es una facilidad con "algunos problemas, porque no resulta lo suficientemente atractiva".

Entre otros problemas, la utilización de la CCL implica el pago de una alta tasa de interés y, además, un desembolso no automático, que un grupo de países pidió modificar.

Otras fuentes del Fondo, que pidieron no ser identificadas, señalaron que la Argentina no cumple con los cuatro requisitos necesarios para acceder a una línea de crédito contingente como la mencionada.

Uno de los criterios establece que las políticas del país que solicita el crédito deben ser tales que, en ausencia de los problemas específicos de balanza de pagos por los cuales fue requerida la línea contingente, no necesitaría utilizar recursos del FMI.

Dawson reiteró la buena predisposición del Fondo para ajustar las metas fiscales "si la desviación es pequeña, como esperamos que sea". Fuentes del organismo indicaron que el tema será considerado por el directorio en las próximas semanas, antes de la reunión anual que tendrá lugar en Praga.

De todos modos, la semana última, el ministro José Luis Machinea y el viceministro MarioVicens acordaron el desvío con el director ejecutivo del Fondo, Stanley Fischer, y con el staff que sigue los pasos del acuerdo stand-by firmado a principios de año.En los últimos días, Machinea admitió que el desvío sería de unos 500 millones de dólares, una cifra que -según el ministro- no altera la buena relación que mantiene el gobierno con el organismo que conduce Horst Kohler.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.