Por año se facturan $ 1100 millones en ropa falsificada

Provoca una caída en la recaudación anual de 500 millones; puestos ilegales frente a la AFIP
(0)
31 de enero de 2000  

Tras un gran partido, en el cual su equipo ganó por goleada, un hombre lleva en andas a su hijo. Mientras caminan entre la hinchada, al salir del estadio, se escucha el grito "a 10 pesitos la camiseta del campeón".

El niño fija su mirada en el vendedor, y el padre debe rendirse ante el insistente pedido de su hijo y accede a comprarle la remera.

Así, esa camiseta se suma a los 75 millones de prendas falsificadas que se venden por año en la Argentina, y los diez pesos pasan a ser parte de los $ 1100 millones que cada año facturan los vendedores de ropa falsificada.

El 45 por ciento de la ropa que se comercializa en la Argentina fue fabricado en forma clandestina, lo que provoca una caída en la recaudación de 500 millones de pesos anuales.

Las cifras surgen de un estudio de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria, que también señala que existen 24.112 trabajadores no registrados en la industria textil, lo que representan el 57% del empleo del sector.

Las estadísticas son de 1998, pero los empresarios del sector calculan que en 1999 la cantidad de productos falsificados creció en un 20 por ciento.

A la caza de falsificadores

Con este panorama, Nike inició una campaña para luchar contra este flagelo. Saben que es casi imposible vencerlo, pero los alarma el hecho de que han perdido un 30 por ciento en las ventas de indumentaria por el uso ilegal de su marca, y un 10 por ciento en el sector de calzados.

"Es difícil luchar contra este problema, porque no siempre se trata de consumidores que saben que el producto que van a comprar no es original. Hace unos días, en el club al que va mi hijo, vi a dos chicos con un conjunto deportivo marca Nike. Pero hasta a mí me costó darme cuenta de que eran truchos", dijo Norberto Améndola, director comercial de Nike Argentina.

En 1999, la compañía contrató a especialistas de un estudio jurídico para que los asistiera en la tarea de realizar allanamientos en los centros donde se venden los productos que falsifican su marca.

La Justicia ha embargado 15.555 pares de zapatillas, 28.008 productos de indumentaria y 1036 accesorios en 55 allanamientos. Las multas pagadas por los infractores sólo sumaron 2300 pesos.

En 1998 y 1997, se embargaron en 100 allanamientos 13.345 productos con los símbolos de Boca Juniors, club que le vendió a Nike la licencia exclusiva para comercializar la indumentaria oficial del club.

Leyes

Cada vez que se vende un artículo falsificado se están violando las leyes de marcas, de lealtad comercial y de defensa del consumidor; se cometen ilícitos fiscales, se viola el Código Civil, el Código Penal, el Código Aduanero y las normas de defraudación.

"Es casi imposible calcular exactamente el monto de evasión, porque todo el circuito es ilegal. Muchas veces los productos ingresan por contrabando, llegan a los depósitos sin que haya remitos; quienes pegan en los productos los logotipos de las marcas que falsifican son trabajadores en negro, es un canal completamente paralelo. Y además, los lugares donde se realiza ese trabajo se mudan constantemente para eludir los allanamientos", explicó uno de los abogados contratados por Nike.

A todos estos inconvenientes se suma uno más. Según cuentan los miembros de la empresa que asisten a los allanamientos, los vendedores de productos falsificados "les temen mucho más a sus proveedores que a la Justicia, por lo que nunca los delatan. Así se hace más difícil llegar a los verdaderos falsificadores".

Puestos callejeros

En una reciente entrevista con este medio, Fabián Bakchellian, vicepresidente de la firma Gatic -que posee la licencia para fabricar los productos Adidas- se quejó de la falta de control de la Aduana argentina del ingreso de productos por contrabando.

Y destacó una perlita: "En la puerta de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) hay un puesto callejero donde se venden productos falsificados de Adidas".

Otro dato: en la puerta de la Secretaría de Industria, Comercio y Minería, y sede también de la Secretaría de Defensa de la Competencia y el Consumidor, cualquier transeúnte puede comprar supuestos relojes Tag Heuer -una de las marcas más caras- por 25 pesos, o coloridas chombas Polo Ralph Laurent por 15 pesos. Un regalo.

Mercado ilegal

Prendas: según las investigaciones realizadas por la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria y la empresa Nike, son 75 millones las unidades falsificadas que se venden por año.

En negro: habría en esa situación unos 24.112 trabajadores.

Facturación: se calcula que alrededor de 1100 millones de pesos se obtienen por la venta de ropa fabricada sin la autorización de las empresas textiles, lo que implicaría una evasión de impuestos por $ 500 millones.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?