Por el parate, crecen el desempleo y la subocupación

Entre las personas que ingresaron al mercado laboral en el primer trimestre, muy pocas encontraron un empleo pleno
José Hidalgo Pallares
(0)
21 de mayo de 2013  

No es un buen momento para buscar trabajo en la Argentina . Así lo muestran las propias cifras oficiales, según las cuales la mayoría de las personas que ingresaron al mercado laboral en el primer trimestre del año pasaron a engrosar las filas de los desocupados y los subocupados. Relevamientos privados anticipan que la situación no mejorará en los próximos meses, ya que ha aumentado el número de empresas que prevén reducir su dotación de personal en lo que resta del año.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) , en el primer trimestre del año la tasa de desempleo en los principales aglomerados urbanos del país llegó a 7,9% de la población económicamente activa (PEA), 0,8 puntos más que en el mismo período del año pasado. La tasa de subocupación, en tanto, subió de 7,4 a 8%. La mayor parte de esta suba se explica por el crecimiento de la "subocupación demandante", que se refiere a las personas que trabajan menos horas que las que quisieran y están buscando activamente otra actividad. La tasa de empleo permaneció prácticamente inalterada, al bajar de 42,3 a 42,2 por ciento.

Desde el primer trimestre de 2012 hasta el primero de este año, según el Indec , 188.000 personas entraron al mercado laboral, es decir, pasaron a formar parte de la PEA. Sin embargo, de ese total, 105.000 personas permanecieron desempleadas (es decir, no tienen trabajo, pero buscan activamente uno) y 75.000 calificaron como subocupadas. En otras palabras, apenas 9000 personas de las casi 200.000 que ingresaron al mercado laboral encontraron un trabajo a tiempo completo.

Para Ernesto Kritz, director de Estudios Laborales y Sociales de Poliarquía, el aumento del desempleo y el subempleo está relacionado con la desaceleración de la actividad económica en el país, la caída en la inversión y la suba en los costos laborales. "Aunque la desocupación aún no llega a niveles preocupantes, las cifras reflejan el fin del ciclo de alto crecimiento del empleo que se vio en los primeros años del kirchnerismo. En 2012 prácticamente no se creó empleo y la suba del desempleo en el primer trimestre indica que esa tendencia no está cambiando", señaló.

"Muchas personas se volcaron al mercado laboral para aumentar sus ingresos, pero la mayoría no encontraron trabajo y otras sólo encontraron uno parcial", dijo, en tanto, el jefe de Investigaciones de Idesa, Jorge Colina, que también vinculó el mayor desempleo con la desaceleración en el nivel de actividad.

Según él, por cada punto de crecimiento del PBI el empleo crece alrededor de 0,4%. En el primer trimestre de 2013 el crecimiento interanual de la cantidad de personas ocupadas (lo que incluye tanto a los empleados plenos como a los subempleados) fue de 0,8%, pese a que, según el Indec, la actividad registró un crecimiento interanual de 2,7%. Para Colina, esa tasa puede estar sobreestimada por la subestimación de la tasa oficial de inflación.

Más allá de la suba de la desocupación en el conjunto de los 31 aglomerados urbanos, las cifras muestran diferencias importantes entre las distintas regiones del país. En el Gran Buenos Aires, por caso, desde el primer trimestre de 2012 hasta el primero de 2013 la desocupación subió de 7,5 a 8,9%, empujada principalmente por la fuerte suba en la Capital Federal, donde el desempleo pasó de 4,1 a 7,3%, aunque también hubo un aumento en el conurbano (de 8,7 a 9,4%, tasa a la que, según Kritz, hay que prestar atención). En Cuyo, por el contrario, la desocupación bajó de 4,4 a 4,1 por ciento.

A futuro, la situación tampoco se presenta alentadora. Según la Encuesta Continua sobre Políticas de Gestión de Recursos Humanos que realiza SEL Consultores entre 150 compañías líderes de distintos sectores en todo el país, actualmente el 13% de esas firmas prevén reducir su dotación de personal en lo que resta del año, mientras que sólo el 11% espera contratar más empleados. María Laura Calí, directora de SEL, resaltó que en años anteriores la tasa de las firmas que pensaban reducir su dotación nunca llegaba a los dos dígitos (en abril de 2012 sólo el 6% de las firmas encuestadas planeaba hacerlo). "Las empresas dicen que las reducciones se van a dar sobre todo entre operarios, analistas, técnicos y administrativos, es decir, en la base de la dotación, más que en la punta", dijo Calí.

Las previsiones de las consultoras tampoco presentan un panorama favorable. La mayoría de ellas esperan que el PBI crezca entre 1 y 2% en 2013. Al respecto, Colina dijo: "En un escenario optimista de 2 por ciento de crecimiento, el empleo [que incluye tanto al formal como al informal] crecería alrededor de 1 por ciento, como en el primer trimestre". Así, Colina cree que en los próximos trimestres el desempleo podría volver a subir.

Un país sin nuevos empleos

  • Más gente en la PEA

    Cerca de 200.000 personas entraron al mercado laboral entre el primer trimestre de 2012 y el mismo período de este año
  • Sin empleo formal

    Sólo 9000 de esas personas encontraron un trabajo a tiempo completo. Las demás son desocupadas o subocupadas
  • Efectos del parate

    Los analistas vinculan la suba en el desempleo y el subempleo con la poca inversión y el insuficiente nivel de actividad
  • Despidos a la vista

    Según la encuesta de SEL Consultores, el 13% de las firmas consultadas prevén reducir su personal
  • EVOLUCIÓN DEL MERCADO DE TRABAJO 2009-2013

    La evolución del desempleo en tu ciudad

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.