Por la fuerte caída de las importaciones, el superávit comercial trepó 58%