Cambio de tendencia. Por la inflación, el consumo dejó de ser el motor del crecimiento de la economía