Por la inflación, las empresas y los consumidores cambian sus hábitos y estrategias