Por qué las empresas chinas desplazaron a las estadounidenses y lideran la inversión en innovación