Prat-Gay calificó como un disparate un pedido presidencial

(0)
28 de mayo de 2003  • 17:10

El presidente del Banco Central, Alfonso Prat-Gay, cuestionó hoy un pedido del presidente Néstor Kirchner de ubicar el precio del dólar en los 3 pesos. También reparó sobre la injerencia del Palacio de Hacienda en cuestiones monetarias.

Prat-Gay habló durante un seminario realizado en la Universidad Hebrea de Jerusalén, en Buenos Aires, y consideró que las expresiones del presidente Kirchner en cuanto a su preferencia por mantener el dólar a tres pesos "es un disparate", a la vez que afirmó que el FMI "define" la política económica en la Argentina, además del Ministerio de Economía y la entidad que él preside.

En declaraciones, que reproduce la agencia Bloomberg, el presidente del Banco Central dijo:"Si uno se guía por los comentarios que salen en los diarios y por los intercambios que uno tiene directamente con los distintos actores, pareciera ser que al ministerio de Economía le interesaría más alguna pauta de tipo de cambio".

"El presidente electo nos dijo que le gustaría un dólar a tres, lo cual, en este ambiente, uno podría decir es un enorme disparate. El presidente no tiene que dar nunca semejante nivel de detalle", dijo Prat Gay durante una conferencia que brindó hoy en un hotel céntrico.

Aclaración oficial

El presidente del Banco Central, Alfonso Prat-Gay, aclaró mediante un comunicado oficial de la entidad el alcance de las palabras que pronunció esta mañana durante un desayuno privado en la Fundación Amigos de la Universidad Hebrea de Jerusalem.

El comunicado señala que Prat-Gay se refirió a la imposibilidad de predecir cuál será en el futuro el tipo de cambio de equilibrio en un determinado país.

"En un tono coloquial, destacó la experiencia adquirida durante su experiencia en el mercado internacional de monedas y destacó al respecto su convicción acerca de la inviabilidad de usar la política monetaria para influir sobre el tipo de cambio.

La política del Banco Central, tal como lo ha repetido Prat-Gay en numerosas oportunidades, es la de fijar metas de inflación y no de tipo de cambio. La preocupación no es el valor del dólar sino el valor del peso.

Con sus palabras, que no deben ser sacadas del contexto amistoso en el que se pronunciaron, el presidente del Banco Central no intentó abrir un debate ni adoptar una posición de confrontación con otros puntos de vista, sino que se limitó a exponer sobre la política monetaria que lleva a cabo su gestión", finaliza la declaración.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.