Álter eco. Precios en el diván, "gatos indoor" y consumidores al borde de un ataque de nervios