Premios al aprendizaje y la iniciativa

Shell creó un concurso para que jóvenes de entre 18 y 25 años impulsen planes de negocios innovadores
(0)
3 de diciembre de 2001  

Responsabilidad, iniciativa, visión, esfuerzo, coraje, son algunas de las características de un emprendedor, según los organizadores de Iniciativa Joven, un concurso creado y patrocinado por Shell que premió los proyectos de jóvenes de 18 a 25 años.

El programa, que contó con la participación de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), permitió a cada participante ser guiado por un consejero para desarrollar su plan de negocios, que privilegió el proceso de aprendizaje por sobre la competencia.

El jueves pasado se realizó la entrega de premios que dio como ganadores los planes de negocios presentados por Eduardo Cabrera, de 23 años; Lorena Sparrow, también de 23, y Valeria Longarini, de 25.

La elección de los ganadores estuvo a cargo de un jurado integrado por Marta Harff, empresaria; Julio Saguier, presidente de la Fundación LA NACION; Gerardo Della Paolera, economista de la Universidad Di Tella; Enrique Szewach, economista y periodista; José María Simone, presidente de ACDE, y David Beer, presidente de Shell Capsa.

Este es el primer año que se lanza el concurso en la Argentina, pero existe desde 1982, cuando fue implementado en Escocia y luego se extendió a Australia, Brasil, Chile, Holanda, Hungría y el Reino Unido, entre otros países.

Simone se refirió al esfuerzo y la dedicación de los participantes y destacó: "Creo que todos consideramos que para que nuestro país crezca es necesario tener una actitud y mentalidad emprendedora".

Proyectos y algo más

De los 118 jóvenes que se inscribieron para participar quedaron seleccionados diez finalistas que estaban presentes en el salón Sum, de Punta Carrasco, esperando los nombres de los tres ganadores.

Los criterios que se tuvieron en cuenta para la elección fueron el trabajo de cada participante, el plan de negocios presentado, la evaluación y los comentarios de cada consejero, así como la evolución de los jóvenes a lo largo del proceso. En sucesivos encuentros, a lo largo de cuatro meses, los consejeros guiaron a los participantes sobre la forma en que debían concretar sus planes de negocios. Incluso, con asesoramiento sobre aspectos legales y de marketing.

Eduardo Cabrera, estudiante de administración de empresas en la Universidad de Lomas de Zamora, ganó el primer premio de $ 5000 con un emprendimiento que ya está funcionando desde el 2 de noviembre. Arraial, tal el nombre del lugar, es un negocio que combina los servicios de bar, fast food y maxiquiosco. Eduardo tenía esta idea hace un tiempo, cuando vio en Temperley un nicho no explotado, y mediante la ayuda de su consejero, Matías De Cristóbal, de Hoyts General Cinemas, pudo poner en marcha esta combinación de servicios en un mismo lugar. "No dormí durante un mes, pero valió la pena", contó Eduardo, feliz con su primer premio. Para el año próximo planea mudar Arraial a un local más grande que ya tiene en vista.

Lorena Sparrow, estudiante de administración de empresas, obtuvo el segundo lugar y ganó $ 3000, que invertirá en su pequeña empresa Saines Délices, que consiste en un servicio alimentario personalizado con asesoramiento de una nutricionista y entrega a domicilio de viandas listas para calentar.

Historia propia

Valeria Longarini estudió durante tres años Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires y tiene cuentos publicados por una editorial dedicada a autores inéditos. Adquirió el tercer premio de $ 2000 para poner en marcha "Historiando... instantes que trascienden", un emprendimiento que le permite trasladar su pasión por la escritura en un negocio.

El proyecto consiste en un servicio de documentos, con recopilación de datos y fotografías, para que cualquier persona tenga su propia biografía. "Imagino que a todas las personas les gustaría tener su vida escrita", explicó Valeria con referencia a su iniciativa, y relató que tiene intención de concretarla el año próximo. "Durante el verano voy a ver los detalles que faltan de folletería, difusión y una página en Internet para lanzarlo en marzo o abril", expresó

Según la experiencia de Valeria, lo que aprendió en este concurso es que los jóvenes "harían muchas más cosas si creyéramos que son muchas menos las imposibles de concretar".

emprendedores@lanacion.com.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.