Preocupa a los bancos el fallo por los holdouts en EE.UU.

Consideraron que el mejor escenario sería que el pago a los bonistas fuera en cuotas y que se mantuviera el suspenso hasta que la Corte analice el caso
Martín Kanenguiser
(0)
25 de julio de 2013  

El caso entre la Argentina y los holdouts en los tribunales de Nueva York resulta tan preocupante para los bancos que unos 20 ejecutivos aceptaron acortar sus vacaciones de invierno con el objeto de reunirse ayer, para expresar su inquietud por el fallo negativo que temen.

Al respecto, afirmaron que si la sentencia de segunda instancia ratifica el pago del 100% a los demandantes, pero en un plazo extendido (frente al pago al contado que exigió el juez Thomas Griesa), el Gobierno "debería cumplir" para solucionar este conflictivo frente judicial.

En una mesa de discusión en la que estaban representantes de bancos nacionales y extranjeros en el país, se discutieron todos los escenarios posibles en este caso que la Argentina ya perdió en dos instancias y que el Gobierno, por la cuestión de fondo del pari passu , apeló ante la Corte Suprema de Estados Unidos.

Los representantes de las entidades financieras, reunidos por iniciativa del estudio jurídico Cabanellas, Etchebarne, Kelly, dialogaron con Marco Schnabl, el reconocido abogado que nació en la Argentina, pero que desde hace tres décadas ejerce en Nueva York. El mejor escenario posible, concluyeron, es que la Cámara ratifique su fallo contrario al Gobierno del 26 de octubre pasado, pero que mantenga el suspenso ( stay ) hasta que la Corte Suprema de ese país decida si acepta analizar el caso o no. "No hay bases jurídicas para mantener el suspenso, pero la Cámara no quiere ser la responsable de dictar un fallo tan fuerte si la Corte antes no dice si acepta analizar el expediente", dijo un abogado.

En cuanto a los tiempos de la causa, admitieron que es difícil saber cuándo fallará la Cámara de Apelaciones sobre el monto y la forma de pago a los demandantes.

También se mencionaron las complicaciones para que se pueda cambiar el lugar del pago a los bonistas que entraron en los canjes de 2005 y 2010 si el Bank of New York no puede girar los pagos del Gobierno desde Buenos Aires.

Otro punto de complicación, se admitió, son las declaraciones del abogado que defiende al país Jonathan Blackman -del estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton-, y de la embajadora en Washington, Cecilia Nahón, quienes expresaron días atrás que el Gobierno podría incumplir el fallo si resulta muy negativo.

Pese a que todos los observadores están pendientes de la palabra del gobierno de Estados Unidos y del Fondo Monetario Internacional (FMI) en esta causa, Schnabl les explicó que hay que relativizar la relevancia de esas opiniones en términos legales. En particular, el especialista relató que en tres juicios relacionados con compensaciones a las víctimas del Holocausto, la justicia federal requirió la opinión de Washington, pero luego falló en contra de ese criterio.

Sobre el plazo en el que Estados Unidos puede presentar su escrito, el abogado Marcelo Etchebarne, socio del estudio organizador del encuentro, aclaró que Washington "tiene hasta el 16 de agosto, 10 días antes del plazo que tienen los demandantes, para presentar un recurso de a micus y no tiene que enviar una notificación previa". En cambio, mañana vence el plazo para presentaciones de ambas partes.

Sobre las idas y venidas del FMI en este caso, también opinaron abogados y economistas, que coincidieron en señalar a LA NACION que, aunque en el plano jurídico su abstención sea poco relevante, en lo político refleja el mal clima hacia la Argentina.

  • Etchebarne: "No es un cambio muy relevante; es mejor tenerlo que no, pero más importante es si ese escrito agregaba o no argumentos".
  • Eugenio Bruno: "Un pedido del FMI sin apoyo de Estados Unidos no hubiera tenido demasiado efecto en la causa, porque a la Corte Suprema lo que le interesa es la afectación de intereses del gobierno federal".
  • Daniel Marx: "Un escrito del FMI hubiese tenido un efecto marginal, pero el hecho de que no lo haga pese a los anuncios, puede generar dudas sobre los motivos del cambio".
  • Miguel Kiguel: "Para la justicia es mucho más importante lo que opine el Tesoro que el FMI".
  • Andrés Azicri (Elypsis): "Es una mala señal política, que refleja la presión interna para abstenerse de ayudar a la causa argentina. Desde lo jurídico es neutro, ya que la Corte probó en otros casos ser poco permeable a presiones políticas".
  • Rodrigo Álvarez: "Lo que se especulaba que sería una buena noticia terminó jugando en contra en el mercado. Por suerte, lo que está en juego excede a las dos partes".
  • Los hitos del caso

    La causa que desvela al gobierno de Cristina Kirchner y al sistema financiero

  • En 2012, primero el juez Thomas Griesa (foto) y luego la Cámara Federal de Nueva York fallaron en favor de un grupo de holdouts en una causa por US$ 1333 millones
  • En noviembre pasado, la Cámara reintrodujo el suspenso luego de que Griesa le ordenara al Gobierno hacer el pago al contado
  • El mes pasado, la Argentina presentó una apelación ante la Corte Suprema de Estados Unidos sobre la cuestión de fondo (la violación del pari passu). Podría resolverse en octubre próximo
  • MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.