La visión de Llach. Preocupa la inflación contenida