Suscriptor digital

Preocupación entre empresarios por la energía

El presidente del 42° coloquio de la entidad y de Impsa, Enrique Pescarmona, alertó por la falta de crecimiento de la oferta; dudas por el costo y la provisión de gas; hubo también reclamos por la falta de una política exportadora
(0)
18 de julio de 2006  • 18:28

La idea era discutir sobre el desarrollo de la industria y su inserción en el mundo a través del intercambio comercial. Y si bien en las primeras horas del precoloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) hubo reclamos por la política exportadora del Gobierno, fue finalmente la frágil actualidad de la matriz energética la principal preocupación que mostraron los empresarios.

El presidente de Industrias Metalúrgicas Perscarmona SA (IMPSA), Enrique Pescarmona, dijo que la Argentina carece de capacidad instalada para cubrir las exigencias derivadas de la expansión económica, por lo que tiene que ver alternativas viables como la energía eólica.

"En 2006 el uso de energía aumenta a un 30 por ciento y la capacidad instalada [en el mismo lapso] apenas crece el 0,7 por ciento", dijo. Pescarmona fue uno de los empresarios que concurrió hoy al Hotel Sheraton de Pilar, donde se realizó el precoloquio. "Tenemos un problema: se nos está acabando la inversión en energéticos", resumió el presidente de Impsa.

Reglas de juego. "Este gobierno respeta las reglas de juego del capitalismo", sostuvo también Pescarmona. El empresario resumió una percepción compartida por otros hombres de negocios: "Se le pueden criticar algunas cosas a este gobierno pero no la economía, donde ha hecho cosas muy importantes".

Juan Luis Bour, economista jefe de la consultora FIEL, alertó al empresariado en su conjunto sobre las dificultades para tomar decisiones por los temores a un desabastecimiento energético y a la incertidumbre sobre su costo. "Es complicado para el empresario prever los costos a largo plazo porque hoy es difícil establecer precios que se deberán pagar por el gas a futuro", acotó el economista.

El gerente general de Profertil, Antonio Allegretta, recalcó "la necesidad de [contar con] reservas de gas y precios competitivos para llevar adelante una profunda expansión del sector productor". La afirmación responde a un interrogante que podía leerse en las preocupadas caras de los participantes: el temor a no saber a ciencia cierta cuál será el impacto en la economía doméstica del aumento del precio del gas que se importará desde Bolivia, el cual pasó de 3,40 a 5 dólares por millón de BTU.

Política exportadora. Más allá de la cuestión energética, los empresarios apoyaron en líneas generales la política económica, aunque no se olvidaron de uno de los pilares del crecimiento de la economía: las exportaciones.

"Hace falta una política de Estado donde todo el mundo tenga en claro una forma de fomentar las exportaciones e insertarnos en el mundo", sostuvo el director del Grupo Socma e integrante del comité del 42 Coloquio IDEA, Jorge Aguado, al inaugurar el Precoloquio.

Las retenciones fueron un aspecto ineludible del tema. "Lo importante en esta materia es que la ecuación de rentabilidad se mantenga, para lo cual deben mirarse los números de cada productor afectado por este impuesto, bajo la presunción de que las retenciones están para quedarse", manifestó el vicepresidente de Molinos Río de la Plata, Juan Manuel Forn.

Según el ejecutivo, "las economías de escala en la Argentina no están replicadas en la eficiencia de calidad, dado que no hay industrias de marcas". Forn agregó que "la calidad de la producción primaria argentina decayó y esto afectó a los mercados de alimentos".

"A mayor valor agregado, existe mayor protección arancelaria en los países de destino, mientras que si se exportan los productos primarios caen los aranceles hasta cero", sostuvo.

Agencias Reuters, Télam y DyN

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?