Presionados, los bancos pusieron un límite de $15.000 a las extracciones en el exterior