Presupuesto 2018: la oposición critica al Gobierno por el alto endeudamiento y por subestimar la inflación

Fuente: DyN - Crédito: Pablo Molina
Los bloques legislativos pretenden ponerle un límite al Gobierno en materia de deuda pública y exigen que se planteen cifras realistas en cuanto a la suba de los precios
Martín Kanenguiser
(0)
11 de septiembre de 2017  • 12:39

La oposición ya apunta sus dardos contra el presupuesto 2018 al cuestionar el alto endeudamiento público y el excesivo optimismo del Gobierno en términos de la inflación.

El viernes el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentará en la cámara de Diputados el proyecto de presupuesto para el año próximo, con un crecimiento que rondaría el 3,5%, una inflación del 15%, un dólar de $ 21 y una meta de déficit primario del 3,2%, según lo que trascendió hasta ahora.

Sin embargo, para los referentes de la oposición parlamentaria consultados por LA NACION, uno de los aspectos más relevantes será discutir el programa de endeudamiento del sector público nacional.

Los referentes económicos de la oposición consideran que en los últimos dos años le dieron “un cheque en blanco” al Gobierno y, por lo tanto, quieren ponerle un freno en materia de deuda para el año próximo.

Además, sostienen que el Gobierno subestimó el nivel de inflación (al fijar una pauta del 17%, frente al 22% que se registrará según el mercado), por lo que le exigirán a la cartera de Hacienda que presente cifras realistas.

Marco Lavagna, diputado por el Frente Renovador, aseguró que “hay que ver los números definitivos, como la inflación, con un ajuste tarifario pendiente e inercia inflacionaria todavía elevada", y añadió: "Lo mismo ocurre con la presunta proyección de crecimiento del 3,5 por ciento, que me parece elevada”.

“Hay que ver el conjunto de los números; por ejemplo, la meta de déficit fiscal primario del 3,2% es alcanzable, pero implica que los otros números son optimistas. E implica algún ajuste”, avanzó. Para Lavagna, “lo más preocupante es el creciente peso de los intereses de la deuda sobre el déficit total”.

Diego Bossio, del Bloque Justicialista, afirmó que “el año pasado el Gobierno ya subestimó el crecimiento y la inflación fue más alta que la que presupuestaron”.

“Nosotros vemos una inflación cayendo menos que lo que piensa el Gobierno y un crecimiento menor al que prevé Hacienda. A diferencia de otros años, no pueden disociar la discusión de la macro de la evolución de los impuestos”, expresó.

En cuanto al déficit, dijo que “este año va a ser del 6,2% y será difícil llegar al 3,2%, básicamente por la reparación histórica”. Y afirmó: “Lo que no vamos a permitir es la discusión sobre valores que no son reales”. El eje más complicado, advirtió, “es poner límites al endeudamiento; hay un proyecto con media sanción de Senadores en este sentido y hay que avanzar”.

Néstor Pitrola, del PO, recordó: “Cuando cuestionamos el presupuesto 2017 tuvimos bastante razón, porque vimos que había componentes inflacionarios que el presupuesto subestimaba para depreciar las paritarias. En particular, el gasto en educación, donde se atacó la paritaria docente”.

“Y ahora los trascendidos estarían indicando que vamos a un presupuesto de ajuste al gasto que más nos importa: en educación, vivienda y sacar trabajo a la obra que más trabajo da”, indicó.

“Quiero ver cómo termina la inflación de este año, porque el Gobierno ocultó un aumento de las tarifas, como el de las naftas, y todavía hay que ver el movimiento del dólar, que está yendo a los precios. Este año la inflación no bajará del 22% al 25%, cuando las paritarias cerraron por debajo”, afirmó el candidato por la provincia de Buenos Aires.

Desde el Frente para la Victoria, una calificada fuente indicó que “para 2017 hablaban de un crecimiento del 3,5% y de una inflación entre 12% y 17%; el crecimiento no sabemos en cuánto terminará y la inflación será del 23%. Por otro lado, el déficit viene muy mal”.

“La primera conclusión es que no pegan una y lo segundo es que han pospuesto para después de las elecciones una serie de medidas de ajuste tanto presupuestario como tarifario más allá de los proyectos de reforma”, indicó la fuente.

“Este año estuvieron mal las exportaciones, la inversión y el consumo. Ahora están tratando de fogonear el consumo con el crédito; si siguen con esta política económica no veo crecimiento, salvo por las commodities y la situación financiera, con un sesgo regresivo”, añadió.

Frente a las versiones que aseguran que el Gobierno postergaría hasta después de las elecciones de octubre el tratamiento del presupuesto, en la oposición creen que los ejes de la discusión no cambiarán.

En tanto, desde el bloque oficialista indicaron que la semana próxima empezarán las sesiones informativas con el aporte de los ministros del gabinete y aclararon que si el proyecto no se debate antes del 22 de octubre, “va a ser porque es muy difícil convocar a una sesión en el medio de la campaña electoral”.

De inmediato, desde el bloque admitieron que la futura composición de la cámara, más allá de los números definitivos de las elecciones, va a ser “mucho más favorable para el Gobierno, por la reducción de los diputados del FPV y del Frente Renovador y el aumento de los legisladores vinculados a los gobernadores”.

En este sentido, el diputado Eduardo Amadeo dijo que “este no va a ser un presupuesto de ajuste como plantea el kirchnerismo, sino con números realistas y un enfoque gradual, como el que mantuvimos hasta ahora”.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.