El presupuesto 2007. Prevé el Gobierno una inflación del 7% el año próximo