Prevén para 2011 sobresaltos políticos, pero no económicos