Prevén que la desaceleración del empleo público traerá un aumento de la desocupación

Varios analistas pronostican que la creación de puestos de trabajo en el Estado se reducirá a la mitad este año; el empleo total caería más de 1%
Francisco Jueguen
(0)
12 de febrero de 2014  

La creciente crisis fiscal que golpea a la Argentina promete trasladar el ajuste al sensible mundo del trabajo. El resultado, estiman los expertos, sería un aumento del desempleo durante este año y una posible expansión del segmento de aquellos que no estudian ni trabajan tras haber sido expulsados por un mercado laboral sumamente restringido.

Economistas consultados por LA NACION observaron el año pasado una desaceleración en la creación de empleo público promedio, la mayor fuente de nuevos puestos desde 2007, cuando la creación de nuevos empleos en el sector privado comenzó a desacelerarse, hasta estancarse el año pasado. Según proyectan, el enfriamiento de la economía que ensaya el Gobierno y un probable ajuste fiscal tanto federal como provincial ahondarán el déficit laboral en 2014.

"El empleo público no está cayendo, sino que estaría creciendo menos", afirmó Juan Luis Bour, economista jefe de FIEL. Según sus datos, el crecimiento estimado para el año pasado sería de 3,1%, cuando en los últimos años había sido de 4,4%. A diciembre, estima Bour, habría unos 3,4 millones de trabajadores públicos, cifra de todos modos muy superior a la que registraba el país en 2003 (2,2 millones).

Según los cálculos de FIEL, el empleo público representa alrededor del 22% de la ocupación total. Si ese segmento crece cerca de 4%, aunque el empleo privado (formales e informales) caiga 1,1%, el empleo total permanecería estable. "Pero para este año la caída del empleo privado puede ser mucho mayor que 1,1% y yo asumiría que el aumento del empleo público no va a estar por arriba del 2%", pronosticó Bour. Esto haría caer la tasa de empleo agregado en por lo menos un punto porcentual.

Según el índice de demanda laboral que elabora la Universidad Di Tella, aquélla se contrajo en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano durante enero un 9,3% contra diciembre y bajó 14,7% en relación con igual mes del año pasado. Varios analistas hablan ya de despidos con cuentagotas en algunos sectores.

Río Negro fue el primer ejemplo del sector público. A fines de enero, el gobernador Alberto Weretilneck echó a 170 de los 340 funcionarios del Poder Ejecutivo. "Debemos ser los primeros en dar muestras de austeridad y reducción de gastos", justificó en un video en YouTube. Anticipó además que reduciría el 15% en los salarios de aquellos que siguen en funciones. Días antes, el mandatario ya había eliminado 100 cargos docentes.

Los datos del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) confirman la tendencia sobre el empleo público. Según sus números, en 2011 el Estado creó 82.000 puestos de trabajo, mientras que en 2013 generó casi la mitad (unos 42.000 trabajos). A pesar de la desaceleración, se trató del sector de la economía que más puestos creó. "El mercado laboral en la Argentina da cuenta de un escenario que mantiene algunos signos de fragilidad y enciende a su vez luces amarillas", indicó Nadín Argañaraz, economista del Iaraf.

"La creciente restricción fiscal y las tensiones cambiarias que ese déficit acrecienta ponen en jaque la sostenibilidad de esta estrategia para crear puestos de trabajo", dijo, y agregó: "Revela además una gran masa de empleados públicos con salarios relativamente bajos con el potencial de crear una situación social inestable". El economista hizo referencia a la crisis policial de diciembre. "Se estará frente a un mercado laboral donde el desempleo tenderá a subir", pronosticó.

Jorge Colina, economista de Idesa, afirmó que el empleo público y el privado "desaceleran su crecimiento", mientras que la expansión de la gente que sale a buscar trabajo se mantiene constante en alrededor del 1% anual. "El empleo privado crece por debajo de lo que crece la fuerza laboral, así que es muy posible que la gente busque refugio en el empleo público, que crece cada vez menos por al alto déficit fiscal."

"Cuando el sector público deje de emplear personas, no necesariamente puede crecer el desempleo, sino que la gente que se incorpora al mercado laboral y observa que es difícil encontrar empleo puede decidir dejar de buscar por falta de oportunidades", señaló Colina. "Este fenómeno se está viendo en los últimos años entre las mujeres y los jóvenes con bajos niveles de educación", describió.

Radiografía del empleo público

Según los datos estadísticos, desde 2003 creció sustancialmente la cantidad de empleos registrados en el sector privado (aunque la cifra continúe en pleno debate entre los datos oficiales y las mediciones de consultoras privadas).

Pero todo cambió en 2007. A partir de ese año, la creación de puestos de trabajo en el sector privado comenzó a desacelerarse, hasta estancarse en los últimos años. Sin embargo, no se produjo un aumento del desempleo debido a que el Estado pudo disimular esa retracción con el ingreso de miles de trabajadores al sector público.

Como un reflejo de esa dinámica de dos velocidades, la consultora Poliarquía estableció que, sobre la base de los datos del Indec, entre 2007 y 2012 el empleo privado registrado creció un 11,37 por ciento, mientras que el generado en el público tuvo un aumento de 24,5 por ciento.

Según Poliarquía, la expansión tuvo sus propias características en los diferentes estamentos del Estado. Así, el empleo en el sector público provincial (los distritos que transfirieron sus cajas previsionales a la Nación) tuvo un alza de 42,3% entre 2007 y 2012, mientras que en los municipios (no incluye planes sociales de empleo) fue de 42 por ciento. En el sector público nacional creció un 24,8%, y en la ciudad de Buenos Aires, un 9,3 por ciento.

Sin embargo, FIEL estimó que el porcentaje récord -más de 250%- de creación de puestos de trabajo en el Estado en los últimos años lo tienen las empresas públicas, sobre todo luego de la estatización de algunos ferrocarriles, YPF (que absorbió a Metrogas), Aerolíneas Argentinas y el Correo. Este grupo, a los que se suman los bancos públicos, agrupa a cerca de 100.000 empleados, muchos más que los 27.000 que empleaban en los años 90 y menos que los 340.000 del promedio de trabajadores de los 80.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.