Prometen "dinamitar" los focos de corrupción en la Aduana

Se reforzará la vigilancia en la frontera; donarán mercadería decomisada
(0)
28 de diciembre de 2001  

En la Dirección General de Aduanas (DGA) se acabó la época de la desregulación, que puso a tono los procedimientos del organismo con la apertura económica de la década del noventa.

Esa etapa, que contó con fervientes críticos y no menos apasionados defensores, tuvo su instancia más evidente con el paso del cavallista Gustavo Parino -que estuvo al frente del organismo hasta 1995-, aunque reverdeció este año, más tibiamente, con las gestiones de Eduardo Cassullo y César Albrisi.

Ahora, la Aduana tendrá como prioridad "encarar un combate frontal contra la importación desleal para defender la inmensa cantidad de industrias y Pyme que se fueron destruyendo a partir de la apertura indiscriminada de la última década y que tuvo como consecuencia la pérdida de miles de puestos de trabajo", dijo a LA NACION el nuevo titular de la DGA y ex diputado justicialista por Chubut, Mario Das Neves, poco después de haber sido nombrado en su cargo por el presidente Adolfo Rodríguez Saá.

Durante su paso por la Cámara baja, Das Neves presidió la Comisión Investigadora de la Aduana que, en 1996, denunció actos ilícitos en las operaciones de comercio exterior que formaron parte de la causa conocida como "aduana paralela".

Tal vez por eso no dudó en recurrir a una retórica combativa al describir cómo será su gestión al frente de la Aduana. "Es importante revalorizar la tarea de los aduaneros honestos, con los que vamos a trabajar. Pero vamos a dinamitar todas las áreas de la Aduana que estén contaminadas con un pasado poco claro", lanzó Das Neves, sin medias tintas.

De hecho, ya comenzó a hacer reformas. Logró el visto bueno del procurador general de la Nación, Nicolás Becerra, para poner en funciones al frente de la subdirección de Legal y Técnica de la Aduana a Emilio Gueberoff, que se venía desempeñando como fiscal en el fuero penal económico.

También adelantó que la mercadería en poder de la Aduana -ya sea por rezagos sin nacionalizar o por decomisos (entre los que puede haber maquinarias o indumentaria)- no seguirá en los depósitos del organismo, donde está expuesta a un deterioro progresivo. Se buscará, en cambio, que estos productos lleguen rápido a los sectores de menos recursos por medio de los gobiernos provinciales.

Das Neves señaló que también prevé fortalecer el control fronterizo afectando más gendarmes en los cruces con los países limítrofes, a los que se incluiría en los planes de creación de puestos de trabajo anunciados por el Presidente para que puedan cobrar $ 200 al mes.

Asimismo, pidió "celeridad" al fuero penal económico en el tratamiento de denuncias por fraude aduanero y adelantó que se reunirá con cámaras de sectores textiles, de indumentaria y de calzado para evaluar medidas de combate a la subfacturación y al contrabando "y para que nos acompañen a la Justicia si detectamos hechos ilícitos", según dijo.

-¿Qué nivel de evasión representa el contrabando? El anterior gobierno hablaba de US$ 3000 millones al año, pero algunas estimaciones calculan hasta US$ 7000 millones...

-Si uno toma solamente el perjuicio del sector de cigarrillos ya se da cuenta de la magnitud. Sólo en indumentaria se habla de US$ 500 millones.

Por eso vamos a ser muy duros con las ferias truchas de textiles y yo voy a estar al frente de los operativos. No me importa la crítica que dice que uno puede ser mediático. Es una crítica menor. Le quiero dar confianza a la Justicia y al aduanero. Quiero que todos entendamos que la situación del país es por demás complicada.

-¿Cómo se van a mover los operadores de comercio exterior?

-Se mantiene el control de cambios por ahora. Pero vamos a hablar con los sectores de importación y de exportadores, con los que tenemos contacto a través del Consejo Consultivo Aduanero.

-¿Por qué da la impresión que la Aduana impone procesos engorrosos a operadores con poco perfil de riesgo y no puede controlar el gran contrabando?

-Esa es una de las cosas que hay que dinamitar.

-¿No será porque hay organizaciones delictivas que incluyen a funcionarios de la Aduana?

-Hay organizaciones. Pero seremos muy duros con aquellos que toman el camino fácil del hecho ilícito. Vamos a ir por ellos.

Estamos estudiando inaugurar instancias de control ciudadano. Queremos encontrar una manera de que los premios a los denunciantes, que estaban circunscriptos al control aduanero, lleguen al ciudadano común.

-¿Se viene la mano dura en la Aduana?

-Sí. Viene durísima.

Un nuevo capítulo

Pese a que desestima las críticas que lo tachan de mediático, no cabe duda de que el nuevo director de la Aduana, Mario Das Neves, es un cultor del perfil alto, que no trabajará pensando en que su gestión puede finalizar en marzo próximo.

El ex legislador se convirtió desde la Comisión Investigadora de la Aduana de la Cámara de Diputados en uno de los más vehementes denunciantes de las irregularidades que conformaron las causas de la "Aduana paralela".

Tampoco dudó en enfrentar a auténticos pesos pesados como The Exxel Group, las empresas atribuidas al fallecido empresario Alfredo Yabrán y el gigante del transporte aeroexpreso Federal Express, que está presente en 211 países. Fuera del campo aduanero confrontó con el titular de Asociación de Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona.

Das Neves sabe que su capacidad para hacer denuncias puede volvérsele en contra ahora que estará al frente de un organismo desprestigiado ante la opinión pública.

"Saldré adelante"

"El día que me retire de la política voy a escribir un libro de todo lo que pasó cuando estuve de presidente de la comisión investigadora y no sería raro que le agregue un capítulo por lo que voy a sufrir en este cargo -expresó-. Pero estoy pudiendo derrotar un problema de salud (sigue un tratamiento por un linfoma) y creo que también en este caso voy a poder salir adelante."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.