Prometen una rápida regulación para la medicina prepaga