Proponen una ley de pactos extrajudiciales con bonistas

Se busca evitar que fondos buitres obstaculicen canjes de ON
Alejandro Rebossio
(0)
22 de noviembre de 2002  

Telefónica de Argentina y Pecom Energía lanzaron este año canjes voluntarios de obligaciones negociables (ON), de modo de reestructurar parte de su deuda. Pese a que lograron una elevada adhesión (más del 90%), se encontraron con un serio inconveniente: la minoría que rechazó el trueque exigió, amparada por la ley, que se le pagaran los vencimientos correspondientes a los antiguos títulos.

"Telefónica y Pecom pudieron pagar porque tienen efectivo, pero los que no puedan hacerlo deberán presentarse en concurso preventivo, aunque hayan hecho un canje exitoso", advirtió el director financiero de Impsa (grupo Pescarmona), Rodolfo Hearne, cuya empresa ya reestructuró sus ON.

Hearne y el director de la telefónica CTI (filial de Verizon), Francisco Susmel, están motorizando un proyecto de ley de la diputada Elsa Correa (PJ-Mendoza) que evita que los acuerdos con bonistas sean arruinados por unos pocos acreedores que se opongan a él.

La actual ley de obligaciones negociables permite que cualquiera de los tenedores puedan reclamar el cobro de su parte, más allá de que la mayoría de ellos haya canjeado los papeles. Este derecho de los bonistas persiste aunque se firme un acuerdo preventivo extrajudicial entre el deudor y la mitad más uno de los acreedores (deben representar dos tercios del capital de la deuda), que obliga a la minoría que lo rechaza.

La iniciativa de Correa, que lleva meses esperando en la Cámara de Diputados, establece que los acuerdos de reestructuración de ON sean vinculantes para todos los bonistas cuando reciban la aprobación de "la mayoría absoluta de los tenedores (la mitad más uno) que representen dos terceras partes del capital". Hearne considera que este proyecto evitará que fondos buitres compren a precio vil los títulos de empresas argentinas, rechacen los canjes voluntarios "razonables" que ofrezcan los deudores y exijan después que se les pague según los términos y condiciones establecidos por los bonos originales.

"Si no se modifica la ley y teniendo en cuenta el antecedente de Pecom y Telefónica, ¿qué bonista aceptará el día de mañana un canje si sabe que quienes lo rechazan salen ganando? Es un mensaje malo para la próxima reestructuración", esgrimió Susmel. Los promotores del proyecto afirman que cuentan con el visto bueno de funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Una modificación de la ley de ON ofrecería una mayor probabilidad de éxito a las reestructuraciones patrimoniales futuras, según Hearne. Susmel opina que el proyecto no perjudica al acreedor: "Si un bonista rechaza en la actualidad un canje aceptado por la mayoría y después pide cobrar, se puede encontrar con que el deudor no tenga fondos para asumir el vencimiento. Entonces, el deudor pedirá la convocatoria de acreedores y, en esa instancia, aquel bonista deberá someterse al acuerdo de la mayoría absoluta de los acreedores que representen dos tercios del capital de la deuda total.

Cambios en el mercado

El mercado de obligaciones negociables de empresas argentinas (de capitales nacionales y extranjeras), que totalizan unos US$ 19.000 millones, estuvo dominado en los últimos meses por las renegociaciones entre deudores y acreedores. Sin embargo, se vienen registrando algunas novedades, según el informe de bonos corporativos del Banco Río.

"Hay algunas emisiones que podríamos denominar como de mercado, o bien que no están totalmente alineadas a un proceso de renegociación de deuda", dice el estudio realizado por Marcos Devoto y Rodrigo Park. La mención se refiere a las nuevas ON de Pan American Energy, las compañías de bienes raíces IRSA, Cresud y Alto Palermo, Pecom Energía y las Pyme Frutucumán y Esat.

"El último mes parece haber retornado un cierto nivel de ruido al mercado corporativo", apunta el documento del Banco Río. "Nos estamos refiriendo a las transacciones de bonos. No podemos hablar de un mercado que vaya retomando la liquidez de los buenos tiempos, pero sí podemos mencionar a un mercado que parece estar despabilándose. Deberemos ir acostumbrándonos al cambio de foco de atención desde las compañías de servicios a un nuevo grupo con distintas características."

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.