Proyectan vender bienes del INTA

Es parte de la reforma del organismo
Franco Varise
(0)
5 de diciembre de 2001  

Con un proyecto que incluye la posibilidad de vender 700 hectáreas en Castelar, unas 85.000 en el interior y cuatro edificios céntricos, el Gobierno anunció la reforma del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que ayer cumplió justamente 45 años.

Esta antigua idea de desprenderse de los activos del INTA tomó un mayor impulso esta semana con la media sanción de la ley de autarquía en la Cámara de Diputados. Así, sanción mediante de la Cámara alta, este organismo tendría autonomía en el manejo de su presupuesto.

El secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Marcelo Regúnaga y el titular del INTA Hugo Cetrángolo explicaron que con el dinero que ingrese por la venta de los activos se conformará un fondo fiduciario administrado por el propio organismo.

"Es mucho más de lo que necesita el INTA", explicó Cetrángolo respecto de la venta de las instalaciones y aclaró que la operación es sólo una parte de la nueva reestructuración total del organismo.

"Yo dije que el INTA debía aggiornarse y reformularse para que vuelva a tener un liderazgo que disminuyó en los últimos años", dijo, a su vez, Regúnaga.

El plan de reforma, que pretende instrumentarse sin un mayor presupuesto -105 millones al año- y sin despedir gente prevé el nombramiento de unos 50 cargos gerenciales por concurso abierto y una mayor remuneración.

"Queremos reforzar las actividades sustantivas como la investigación y la extensión de tecnología mediante la reformulación de la estructura reduciendo todas las actividades burocráticas", consignó Cetrángolo.

Las actividad del organismo se articulará de acuerdo con la demanda del sector privado y el público. "Se reasignarán los recursos más adaptados a la demanda del sector", explicó Regúnaga, y agregó que la nueva metodología busca "premiar a quienes haya que premiar".

Desde hace varios años el INTA transita por momentos económicos difíciles y un 95 por ciento de su presupuesto se emplea para pagar los sueldos de los 4200 empleados. "Necesitamos avanzar no sólo como instituto agropecuario sino también ocupar más espacio en el complejo agroalimentario en general", dijo Cetrángolo.

La reforma, que apenas acaba de comenzar, prevé un ordenamiento en cadenas o disciplinas relacionadas directamente con actores del sector empresarial.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.