Puede haber un gran shock de confianza

Opinó que fueron peores las crisis de fines de 1990 y el tequila
(0)
29 de octubre de 2000  

Economía pagó la última semana tasas altísimas, como las del tequila, para colocar deuda. ¿Esta crisis es peor que la de 1995?

-No, el tequila fue peor. Y también fue peor la otra crisis que me tocó manejar a mí en 1991. Es verdad que se pagaron tasas altas. Pero el secretario de Finanzas, Daniel Marx, obró bien. El es, lejos, la mejor persona que podría tener la Argentina en ese cargo. La licitación era la última de un programa previamente anunciado. Si la suspendía, la reacción de los mercados habría sido peor. Habrían creído que de verdad nadie quería prestarle a la Argentina.

-¿Entonces hay que seguir tomando deuda cara?

-Ahora se completó el programa previamente anunciado y está tomado todo el financiamiento para lo que resta del año. Yo creo que si las condiciones siguen siendo las del lunes y el martes últimos, convendría hacer una pausa, pero las cosas mejoraron el jueves y el viernes.

-¿Machinea hizo anuncios y los mercados no entendieron o hubo un ataque especulativo?

-Las cosas en los mercados mejoraron cuando el Gobierno dio señales de que puede sancionar un presupuesto austero, que garantice también la austeridad de las provincias y aplicar las rebajas anunciadas. Yo no hablaría de un ataque, porque no hay unas pocas personas que tomen decisiones. Son miles de decisiones de miles de personas.

-¿Cree que al Gobierno le falta ser más activo, más veloz?

-Me parece que desde el lunes está demostrando mucha más actividad que antes. No quiero decir que sea ideal lo que pasó en la última semana, pero contrasta con las anteriores. Claro que tiene que demostrar precisión, velocidad de acción en todos los órdenes. Le pongo un ejemplo estrictamente económico. Se aprobó en abril una ley de leasing que fue presentada como importante para facilitar el alquiler con opción de comprar para adquirir bienes durables y hacer inversiones. Hasta ahora no se la reglamentó.

-¿Usted trabajaría más rápido?

-Yo no quiero comparar este Gobierno con el que yo integré. Pero en este caso la comparación puede ayudar. Cuando sacábamos una ley como ésa teníamos listo el decreto reglamentario y el de promulgación y guardado el turno en el Boletín Oficial para publicar. En muchos casos teníamos lista la campaña publicitaria. El caso del leasing es apenas un ejemplo, no es que sea la solución de los problemas argentinos.

-¿Hay que implementar rápido los últimos anuncios?

-Los anuncios fueron el lunes; el miércoles se reunió la comisión respectiva en Diputados y se hizo despacho. Yo espero que el miércoles próximo las apruebe Diputados, que una semana después las apruebe Senadores y que el momento en que el Ejecutivo tenga que promulgarlas tenga preparado el decreto reglamentario y reservado el turno en las páginas del Boletín Oficial. Y que hagan como hacíamos nosotros, que los anuncios se transformen rápido en leyes y medidas.

-¿Hace falta una línea contingente del FMI?

-Hace falta que se apruebe un presupuesto austero. Y me refiero a los niveles de gasto. Los signos favorables de los últimos días demuestran que en el exterior están predispuestos a creer en un buen plan para que la Argentina vuelva a crecer. Si el Gobierno da señales de unidad, despliega en el Congreso suficiente respaldo y los ministros y el jefe de Gabinete actúan como un equipo que pone en marcha las medidas que anuncia se puede generar un shock de confianza. Todos los apoyos especiales como el que menciona del FMI, son siempre secundarios. Nunca se van a conseguir si uno no inspira confianza. Si la confianza se consigue, el apoyo especial se consigue también y las más de las veces ya no es necesario. Y esto es mejor. Es como en las enfermedades. Hay que tomar los remedios necesarios, no más que los que hacen falta. Si uno tiene un buen plan y necesita el apoyo, lo consigue.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.