Conflicto. Puja por el canon