Una licitación que suscitó polémica. Puja por las cartas del gobierno porteño