¿Qué pasaría en la Argentina si EE.UU. entrara en default?

El tiempo se agota, y no hay acuerdo en el país del norte para elevar el déficit; cuáles serían las consecuencias en el mundo y en el país si EE.UU. cae en cesación
(0)
27 de julio de 2011  • 15:23

El mundo se mantiene en vilo ante la posibilidad de que los Estados Unidos caiga en default, una posibilidad para muchos lejana, pero factible a la luz de las trabas en las negociaciones entre demócratas y republicanos cuando el tiempo se agota. Lo más probable, señalan, es que la deuda pierda la calificación AAA, algo también negativo. Pero… ¿qué podría pasar si, efectivamente, la potencia entra en cesación de pagos?

Antes de entrar en el análisis en particular de la Argentina, es conveniente analizar cuáles serían las consecuencias mundiales de una situación sin precedentes. Para analizar este escenario, hay que tener en cuenta que de los 14,3 billones de dólares, un 9,7% corresponde a acreedores externos, mientras que 4,6 billones es deuda inter estatal.

Entre los acreedores, los países más afectados serían China y Japón, los mayores tenedores de bonos de EE.UU, con US$ 1160 y 912 millones, respectivamente. Los siguientes en la lista son Gran Bretaña, los países de la OPEP y Brasil, el principal socio comercial de la Argentina.

A nivel internacional, los escenarios de un hipotético default generarían un caos en los mercados. Los papeles del Tesoro norteamericano son la inversión más confiable del mundo y el pilar del mercado mundial de bonos. Si se suspendiera el pago de esas obligaciones, la crisis de confianza se esparciría al mundo. La venta de bonos tumbaría, como un dominó, a las acciones y al dólar.

"Lo peligroso es que un default obligaría a las calificadoras a bajar la calificación de la deuda americana, lo cuál sería lo mismo que bajar la calificación a todos los activos globales (europeos, asiáticos, emergentes, etcétera) que cotizan con un diferencial por encima de los treasury bonds . Esto podría disparar una caída de precios importantes en todos los bonos (por aumento del riesgo) y en las acciones (mismo motivo), que complicaría aún más el complejo escenario producido por la crisis Europea", explicó el economista Nicolás Litvinoff.

En la Argentina se sigue apostando a la divisa estadounidense, y si se acentúa la debilidad del dólar y también se afectaría la credibilidad del país. Hasta ahora y pese a la última crisis, el billete verde se mantiene como la moneda de reserva por excelencia a nivel mundial.

Una consecuencia ya visible es la escalada del oro, devenido un refugio más seguro, ubicado en 1628 dólares por onza.

Además, para EE.UU. sería más caro endeudarse, pedir prestado, por lo cual, el Estado gastaría menos. Las tasas de interés del crédito se elevarían y eso impactaría directamente sobre el consumo. Por ende, con la caída de la producción, disminuiría el crecimiento y aumentaría el desempleo, una variable que el gobierno no pudo sanar del todo desde la crisis de 2008.

¿Cómo repercutiría en la Argentina?

Antes de responder la consulta de lanacion.com , el economista de Fimades, Luis Palma Cané, señaló que "la realidad económica indica que la probabilidad de que EE.UU. caiga es default es nula" y que sólo "se trata de un tema político".

Al especular sobre las consecuencias en el país, se focalizó en la debacle mundial y lo que eso generaría. "Habría una fuerte recesión global, además de un desastre financiero de los bancos alrededor del mundo", describió. Y continuó: "Eso haría caer los precios internacionales en dólares y, por tanto, las exportaciones".

Siempre en condicional, destacó que se trataría de un escenario aún más grave que la crisis generada tras la caída de Lehmann Brothers. La gente común y no sólo los ahorristas sofisticados sufrirían el impacto en la Argentina. "Aquí, afectaría a los inversores argentinos que tienen bonos, pero también a los que ahorran en dólares en el colchón, por la debilidad de la moneda en la que se reserva valor", analizó, en el marco de una fuerte dolarización de mayoristas y minoristas, acentuada en estos meses previos a las elecciones presidenciales. "La Presidenta aconseja ahorrar en pesos, como una expresión de deseo, pero no hace una política económica consistente con eso", señaló.

La consecuencia de un posible default en el país del norte sería "una fuerte caída de la riqueza", concluyó el especialista.

También Nicolás Litvinoff destacó las dificultades de analizar un "territorio desconocido", pero se animó a vislumbrar un "efecto indirecto" a partir de una certera recesión y una baja pronunciada en el comercio internacional. "A nivel local el dólar podría revertir su senda alcista frente al peso, fortaleciendo a este último, como consecuencia de la pérdida de calidad crediticia del país del norte emisor de la divisa".

"Este doble efecto (caída de la demanda global y fortalecimiento del peso) podría repercutir negativamente en el precio de commodities, de vital importancia para el crecimiento económico argentino, como la soja, mermando las exportaciones y poniendo en riesgo el actual ritmo expansivo de la economía".

Los mercados. Hasta ahora, la reacción de los mercados fue de cautela. "La razón por la cuál los mercados financieros globales no se derrumbaron en las últimas semanas ante un potencial escenario de default de la deuda americana está más que claro: separan el hecho político del económico, aunque el riesgo está justamente en que la línea divisoria entre ambos siga disminuyendo hasta desaparecer", opinó Litvinof.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.