Quedan atrapados $ 8700 millones

Los depósitos trabados sólo se liberarán a través de amparos o de la programación original Las opciones del Canje absorbieron el 48% de los fondos potenciales Sumado a las liberaciones previas, sólo sigue reprogramado el 10,6% original Para el Gobierno concluyó el conflicto
Hugo Alconada Mon
(0)
24 de mayo de 2003  

Y la cuarta prórroga fue la vencida. El último día hábil para solicitar la desprogramación voluntaria de los depósitos aún acorralados fue, finalmente, ayer.

El corralón volvió a cerrarse así sobre unos $ 8700 millones, según las estimaciones preliminares del mercado financiero, poco más de la décima parte -el 10,6%- de lo que acumuló el cerrojo junto al corralito entre fines de 2001 y febrero de 2002.

"Todo lo que quedó en Cedros, en depósitos reprogramados, es producto de la libre elección de los ahorristas. El que quiso quedarse con Cedros se quedó con ellos, los que renovaron sus plazos fijos o retiraron el dinero pudieron hacerlo, todos voluntariamente, nada compulsivo", recordó ayer el ministro de Economía, Roberto Lavagna, al descartar una nueva prórroga.

Los bancos acusaron el impacto del cierre del canje por anticipado. Las consultas y los pedidos de desprogramación crecieron en los últimos días y llegaron a triplicarse en algunos bancos, como el Nación y el Galicia, según señalaron a LA NACION voceros de esas entidades.

Aceptación del 45%

Entre todos los bancos el índice de aceptación del las ofertas que incluyó el Canje II -es decir, la liberación inmediata, la constitución de plazos fijos y/o la solicitud de títulos públicos o letras bancarias- rondó el 45%, aunque varió por entidad.

En el Ciudad llegó al 48% entre los ahorros menores a $ 100.000; entre todos los depósitos reprogramados del Comafi fue del 30%, aunque se sumó a la elevada liberación previa que se registró entre los ex clientes del Scotiabank. El Credicoop resultó uno de los bancos con mejores índices. El Canje II se llevó el 44% de sus Cedros. Pero sumado a las liberaciones y absorciones previas dejó en sólo el 6% los fondos reprogramados que siguen en ese estado para su reintegro en las cuotas estipuladas originalmente.

El BBVA Francés tampoco se quedó atrás: sus clientes desprogramaron el 53% de los depósitos; los del Río liberaron el 47%; los del Provincia, el 45%; los del HSBC, el 40%, y los del Galicia, el 35 por ciento. Y en todos los casos al menos 8 de cada 10 pesos liberados fueron retenidos en cuentas a la vista o en nuevos plazos fijos.

Con estos índices las cuentas preliminares del mercado muestran además que el 30% de los fondos que siguen acorralados -unos $ 2600 millones- corresponde a depósitos menores a $ 42.000; otro 24%, o $ 2300 millones, a ahorros de entre 42.000 y 100.000 pesos, y el 46% restante o $ 4000 millones, a los superiores a 100.000 pesos.

"Ahora quedan trabados los depósitos correspondientes a los amparos, que son sobre todo los mayores a 100.000 pesos, y a quienes optaron por la devolución en plazos, pero con el CER", detalló un director del Banco Central (BCRA) a LA NACION. "Pero el dato más relevante es que la liberación de fondos del corralón no haya generado una salida fuerte de depósitos del sistema. Eso es lo alentador, porque el corralón dejó de ser un problema", afirmó.

Incumplidores

  • El Gobierno mantiene impaga la primera cuota de los intereses del Boden 2013, el título que dieron a los pocos ahorristas que fueron al Canje II de depósitos por bonos y que, según el decreto 1836/02, sería emitido el 30 de octubre de 2002. Ese bono debía pagar intereses semestralmente "sobre saldos a partir de la fecha de emisión". Esa fecha se cumplió el 30 de abril último, pero como el bono aún no fue lanzado los intereses quedaron impagos.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.