Quejas por las trabas a las importaciones

En Uruguay, empresarios, sindicatos y políticos presionan al gobierno para que responda a la Argentina con algún tipo de represalia
Nelson Fernández
(0)
31 de enero de 2012  

MONTEVIDEO.- Las empresas uruguayas aumentaron su presión sobre su gobierno para que sea más firme en los reclamos que realice a su par de la Argentina para que se respete el libre comercio entre los socios del Mercosur. La presión llegó también de los sindicatos, al ver que por las trabas argentinas a la importación peligran sus fuentes de trabajo, y desde la oposición, que propuso las primeras ideas de represalias.

El gobierno de José Mujica -que mantiene su decisión de procurar la mejor relación diplomática con la Argentina- se dispone a reforzar su misión negociadora ante la administración de Cristina Kirchner, para lo cual coordina un grupo interministerial con representación de alto nivel de Relaciones Exteriores, Economía y Finanzas e Industria, Energía y Minería.

En medio de un panorama de confusión, quejas, pérdidas visibles, personal suspendido y declaraciones públicas de malestar, el diputado del Partido Nacional Alvaro Delgado anunció que prepara una propuesta al Poder Ejecutivo para que se aplique alguna medida de represalia contra la Argentina.

Delgado se reunió ayer en su despacho con la conducción de la cámara de las fábricas que exportan muebles, Cameba; con las autoridades de la Unión de Exportadores del Uruguay (UEU) y de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU). A la salida del encuentro, dijo a LA NACION que este viernes planteará a la Cancillería oriental que responda con medidas proteccionistas para algunos sectores locales, en base a licencias automáticas a importaciones de la Argentina.

La cámara empresarial no se ha pronunciado sobre el tema, mientras transmite preocupación por las barreras argentinas y espera las reuniones de esta semana con los ministros del área para "considerar los pasos por seguir", comentó a LA NACION Washington Burghi, su presidente.

Jaime Trobo, diputado del sector blanco Unidad Nacional-Herrerismo, comenzó acciones parlamentarias para la convocatoria de la Comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Representantes para mañana, a fin de plantear la convocatoria del canciller, Luis Almagro.

Actuación "improvisada"

"Queremos saber qué grado de formalidad y de institucionalidad tienen hoy día las relaciones comerciales", pregunta Trobo en su planteo. "Teniendo en cuenta que la Argentina actúa improvisadamente" y "resuelve los asuntos caso a caso ante pedidos puntuales de Uruguay", queda claro que eso atenta contra "la seguridad" para los exportadores uruguayos, destacó el legislador.

Otro directivo de Cameba, Fernando Yanuzzi, dijo que los empresarios están presos de una gran "incertidumbre sobre el futuro", que congela negocios y obliga a suspender personal. "Si nos cierran el mercado argentino y brasileño, no hay motivo para que existan tantas fábricas en Uruguay", dijo el empresario ayer, al retirarse del Palacio Legislativo.

La tensión comercial con la Argentina estuvo también ayer en la mesa de trabajo del presidente Mujica con todos sus secretarios de Estado. Al finalizar la sesión, el vocero fue el ministro de Industria, Roberto Kreimerman, quien dijo que su cartera prepara una misión conjunta con Economía y Cancillería para negociar con la Argentina. "Estamos ultimando los detalles, incluso con consultas que les haremos a los sectores privados, como para tener el panorama completo y para ver cómo es este nuevo esquema que comienza el 1° de febrero", dijo el ministro socialista.

Ante la prensa, Kreimerman buscó despejar tensión del caso. "Tenemos en distintos planos situaciones mejores y situaciones un poco más complicadas. Pero hay un buen diálogo", destacó, antes de aclarar que lo que Uruguay pretende es "un camino mucho más fluido", sobre la gestión del comercio que preparan para la Argentina.

LA FIESP SE REÚNE EL JUEVES CON LORENZINO

RIO DE JANEIRO (De nuestro corresponsal).– La Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp), la asociación empresarial más importante de Brasil, informó ayer que enviará una misión a Buenos Aires este jueves para discutir el nuevo régimen a las importaciones que la Argentina implementará desde mañana. El presidente de la Fiesp, Paulo Skaf, encabezará el grupo, que se reunirá con el ministro de Economía, Hernán Lorenzino. El propio Skaf había cursado dos semanas atrás una solicitud de entrevista con Lorenzino y con la presidenta Cristina Kirchner; el encuentro con la mandataria todavía no fue confirmado.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.