“No es tan grave”, dijo Ratazzi sobre la suspensión de 2000 empleados y la reducción de sus salarios al 75%