Opinión. Razones socioeconómicas de la libertad