La Anses intentó sin éxito ayer poner dos directores en Molinos

La mayoría accionaria de la firma controlada por Perez Companc rechazó la moción
Alejandro Rebossio
(0)
15 de abril de 2011  

El Gobierno estrenó ayer su nueva potestad para ejercer los derechos políticos que le dan las tenencias accionarias heredadas de las ex AFJP en grandes empresas. En la asamblea anual de accionistas de la alimentaria Molinos, que se celebró ayer, la representante de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) presentó una moción para ampliar el directorio de la empresa de los seis miembros actuales –según indica la página web de la firma– a ocho, de modo de incorporar a dos que le respondiesen.

La Anses tiene el 19,99% de Molinos, la empresa controlada por los Perez Companc, pero hasta anteayer sólo ejercía sus derechos por hasta el 5%, según establecía la norma anterior a la ahora modificada por decreto de necesidad y urgencia. Pero la propuesta oficial de poner a dos directores en la compañía fracasó porque se topó con los votos del grupo familiar que dispone de casi el 70% de las acciones. También votaron en contra de la Anses los representantes del resto de los accionistas minoritarios, que son inversores de la Bolsa y que cuentan con alrededor del 10% de la firma.

En la asamblea de 2009, meses después de la estatización de las AFJP, la Anses también había intentado entrar en el directorio de Molinos y tampoco había tenido éxito. Ayer, la representante estatal acompañó el resto de las decisiones impulsadas por los Perez Companc, incluida la de anticipar el reparto de dividendos.

La asamblea de Molinos, por ser la primera prueba de fuego para el renovado poder del Estado en las grandes compañías de las que participa, fue el comentario generalizado en los corrillos de una gala que atrajo a altos representantes del empresariado, la entrega de los premios Entrepreneur of the Year (Emprendedor del Año), que organizó anoche la consultora Ernst & Young en el Palacio Duhau del hotel Park Hyatt. Allí fue premiado en la categoría master el CEO de la agrícola Los Grobo, Gustavo Grobocopatel; en la de trayectoria empresarial, el presidente de la alimentaria Arcor, Luis Pagani; en la de ejecutivo, el CEO de la siderúrgica Ternium (del grupo Techint), Daniel Novegil; en la de emprendedor junior, Adolfo Rouillon, de Congelados del Sur (de las pizzas Mondo Frizzata), y en la de responsabilidad social, Juan Ramón Núñez, ex cartonero que instaló en Ciudad Oculta la radio La Milagrosa y la empresa de alquiler de sonido The Light of Sun.

El decreto del martes profundizó el temor de los empresarios para hablar con la prensa con nombre y apellido. No quieren que el Gobierno les responda con controles de cualquier tipo.

Entre ellos, los empresarios opinaban anoche contra la decisión estatal de ampliar su poder en las grandes compañías privadas. No sólo se hablaba de Molinos sino también de la estrategia que prepaba Techint para enfrentar hoy la asamblea de Siderar, la filial argentina de Ternium en la que la Anses cuenta con el 25,97% de las acciones y hasta ahora un solo director (Aldo Ferrer). El sustituto del ex ministro de Economía y nuevo embajador en Francia sería, según desea el Gobierno, el economista y subgerente general de Aerolíneas, Axel Kicillof, resistido por Techint.

En la gala, un alto ejecutivo de uno de los diez principales grupos de la Argentina comentaba que la decisión del Gobierno de elevar la cantidad de directores en las empresas era sobre todo una señal política porque en la práctica nunca iba a tener los miembros necesarios para tomar las decisiones. Sin embargo, advirtió, en coincidencia con sus colegas, que una medida así dañaba el clima de inversión, que en los últimos años ha ido acompañando el crecimiento de la demanda, pero sin demasiadas proyecciones de largo plazo.

El dueño de una de las mayores cadenas de comercio minorista opinaba que no sabía si era una medida oportunista, para que el Estado presione por un mayor reparto de dividendos, o de base ideológica, como primer paso hacia futuras nacionalizaciones. Un analista le respondía que la decisión atraía a cierto sector del electorado de izquierda no kirchnerista.

Un empresario del rubro alimentos se preguntaba qué diría el Gobierno si los empresarios pusieran un hombre suyo en la Jefatura de Gabinete. Alguien le recordó que el Estado francés tiene el 15% de Renault y la controla. El ejecutivo respondió que cada uno debía ser ético y hacer lo que mejor sabía hacer.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.