Realidad virtual: creó simuladores para capacitaciones laborales riesgosas

González exporta la mayoría de los simuladores
González exporta la mayoría de los simuladores
Sofía Terrile
(0)
19 de octubre de 2019  

Manejar una ambulancia a toda velocidad, apagar un incendio en un pozo petrolero y manejar máquinas pesadas y peligrosas son tareas que implican un riesgo para la persona que las realiza. A su vez, son parte de la rutina de varios trabajadores que se exponen a esas situaciones con frecuencia. ¿Cómo prepararse para enfrentarlas? Para Martín González (38) y su socio, Eduardo Magnetto (46), la solución está en la realidad virtual.

La compañía que crearon hace seis años, Delta3, se dedica a la producción de simuladores con realidad virtual, una combinación de software y hardware que permite realizar capacitaciones para situaciones riesgosas. Sus clientes son empresas industriales, petroleras y hasta de servicios de salud que quieren entrenar a sus empleados en trabajos o maniobras.

La firma fabrica en una planta en Parque Patricios y ya vendió unas 30 unidades a distintas compañías. Exportó a mercados como Italia, Estados Unidos y Rumania. El precio de cada simulador arranca en los US$5000 y depende de qué tecnología tenga. Según su finalidad, están adaptados de distinta manera, con controles variables y el software diseñado especialmente para cada caso.

"Fuimos explorando distintas aplicaciones de la realidad virtual. Vimos que es útil para hacer entrenamientos, capacitaciones y ejecutar procedimientos peligrosos, para aprender habilidades manuales y conocimiento técnico", resalta González.

Inspirados en los simuladores de vuelo -que requieren de una inversión millonaria porque tienen muchos insumos físicos- decidieron hacer un producto low cost. "Nosotros representamos cabinas en un ambiente virtual, lo que hace que el costo de un producto nuestro sea una fracción del de uno tradicional. Además, podemos fabricar equipos con múltiples propósitos", describió.

Su producción es una apuesta a futuro, asegura el emprendedor. "En cinco años, estas tecnologías de realidad virtual se van a usar para aprender cualquier cosa. Por ejemplo, hoy cuando vas a sacar el registro de conducir te toman una prueba teórica, estacionás, esquivás unos conos y el Estado firma que vos estás apto para conducir. Objetivamente es bastante loco. Hoy ya existe la tecnología para que, en vez de darte el registro de esa manera, te hagan 'manejar' media hora de manera simulada en distintas condiciones de visibilidad, con peatones que se cruzan y camiones que te encierran. Dentro de poco, vas a poder ponerte un casco de RV y aprender un montón de cosas que hoy requieren infraestructura y movilizar recursos", proyecta.

Hace unas semanas, González ganó visibilidad en las redes sociales por un mal trago que pasó cuando quiso exportar su trabajo a una planta industrial en Rumania. Sospechado de transportar droga dentro de su producto, tuvo que apersonarse en la Aduana de Ezeiza para desarmar un simulador ya ensamblado, un trabajo que lleva al menos una semana.

Los inspectores no encontraron narcóticos en el simulador. González pasó cuatro horas de su vida dentro del aeropuerto y gastó $30.000 en rearmar y, con ayuda de una compañía de packaging, volver a embalar el simulador. "Desprecio" y "prepotencia" fueron las palabras que usó el emprendedor para describir lo que sintió ese día. Esa misma semana salió un equipo de Delta3 hacia Rumania para terminar de armar el simulador en Rumania.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.