Rebotaron las bolsas, pero sigue el recelo con los países emergentes

Cayeron las monedas periféricas y subieron las tasas de riesgo; el dólar cerró a $ 2,88
Javier Blanco
(0)
23 de abril de 2004  

Tras dos jornadas de nerviosismo, los mercados bursátiles emergentes se tomaron ayer un respiro que no alcanza a disimular que los capitales internacionales han cambiado de destino y dejaron de tenerlos entre sus preferidos.

La tendencia de fondo, que se había activado tras corroborarse la idea de que los Estados Unidos incrementará próximamente las tasas de interés, no se observó ayer en los mercados bursátiles, que registraron una recomposición técnica tras varias ruedas de fuerte baja. Pero se dejó ver en las plazas cambiarias y en las operaciones con bonos, que demostraron que la fuga de las monedas y de los títulos públicos emergentes sigue en pie.

La cotización del dólar se volvió a fortalecer en la Argentina y México (quedó estable en Brasil), en tanto que la tasa de riesgo de los países emergentes activos en los mercados de deuda: Rusia, Brasil y México crecieron 5,58, 4,25 y 2,82%, respectivamente.

La buena nueva para la Argentina fue que al menos se estabilizaron los precios de los commodities, entre ellos la soja, cuyo precio rebotó dos dólares promedio la tonelada en Chicago, aunque por compras específicas y para aprovechar una baja de alrededor de US$ 25 que el cereal había sufrido hace sólo una semana, cuando se negociaba a US$ 372,22 . Ayer se operó a US$ 347,97 (ver página 7).

En Buenos Aires, y tras seis bajas consecutivas, la Bolsa de Comercio porteña experimentó una mejora de un 0,7% promedio, según la medición del índice Merval, impulsada básicamente por compras de ocasión.

"Por ahora sólo puede hablarse de un rebote generalizado, pero es necesario esperar más ruedas para evaluar a fondo, aunque intuyo que no varió", dijo Guido Tavelli, de la casa bursátil homónima. "La reacción fue suave porque los problemas que afectan al mercado siguen siendo muchos", coincidió Juan Pablo de Bary.

A su vez, en la plaza cambiaria crecieron las órdenes de compra privadas, las que --a juicio de los operadores-- reflejan un incipiente cambio de cartera entre los inversores. Así, por sexta jornada consecutiva, el dólar reflejó una suba, la que esta vez fue de un centavo y lo llevó a $ 2,85/2,88 para la compra y la venta, respectivamente, el mayor precio del mes.

Una vuelta por el resto

En Brasil, la Bolsa recuperó ayer una pequeña parte de las pérdidas de las últimas semanas, al ganar un 0,30% por el optimismo que generó un informe sobre la última reunión del comité de Política Monetaria, que dejó abierta la posibilidad de nuevos recortes en la tasa interna, fijada actualmente en un 16% anual.

En México, la Bolsa subió un 1% y el dólar se ubicó en el más alto nivel desde diciembre, al negociarse a 11,3625 pesos mexicanos por unidad para la variante vendedora, 7,5 centavos más caro respecto de su valor anterior. La corrida se volvió a hacer sentir en Rusia, cuya Bolsa perdió un 2,33% (había caído otro 2,86% anteayer) y la tasa de riesgo país trepó un 5,6%, al llegar a 265 puntos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.