Mercados. Regreso al pesimismo del Barclays y el Deutsche