Regúnaga propuso la anulación del IVA

Dijo que es un impuesto distorsivo
Franco Varise
(0)
31 de agosto de 2001  

El secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Marcelo Regúnaga, reconoció ayer en el 60 aniversario del Centro de Corredores y Agentes de la Bolsa de Cereales que aún no ha "ganado la batalla para que el Gobierno anule" el impuesto a las transacciones financieras -dictado hace escasos meses por la cartera de Economía- y que está "trabajando para que el IVA, otro impuesto distorsivo, sea eliminado o modificado", en el sector agropecuario.

De esta manera, el titular de la cartera agrícola, un hombre de las filas del ministro Domingo Cavallo, se alineó detrás del economista y ex ministro de Educación, del mismo riñón, Juan José Llach, que propone cambiar el IVA por un impuesto al consumo.

"Al ministro de Economía no se le escapa que estos impuestos son distorsivos y que se están utilizando por una emergencia transitoria", expresó Regúnaga y señaló que en este momento se busca reducir al máximo la competencia desleal con lo cual es necesario "revisar las retenciones a cuenta de IVA", dijo.

Los "valijeros"

A pesar de que no existen cifras actualizadas acerca del monto de evasión fiscal en la comercialización de cereales, tanto desde la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) como desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires se advierte de la profusión de los denominados "valijeros" que compran granos en negro y luego cobran un IVA del 21 por ciento. Una maniobra, según los analistas, cada vez más corriente ante el elevado incentivo que representa el monto de ese impuesto.

"Es nuestra gran preocupación la competencia desleal que sufrimos a través de operaciones que realizan los tristemente famosos valijeros y, en este sentido, hemos comprometido nuestro esfuerzo y colaboración, con los organismos oficiales", expresó durante su discurso el presidente del Centro de Corredores y Agentes de la Bolsa de Cereales, Carlos Daniel Morgan, que ayer finalizó su mandato al frente de la entidad luego de tres años de gestión.

En cuanto al gravamen que rige sobre las transacciones financieras, Morgan señaló que el perjuicio de ese impuesto sobre la actividad de corretaje de cereales "es de tal magnitud que condiciona severamente nuestra rentabilidad, limitando las posibilidades de reinversión para seguir mejorando la calidad de nuestros servicios", dijo.

El titular del Centro de Corredores denunció que, según un estudio realizado por la Consultora Orlando Ferreres, el tributo resulta "confiscatorio" y aseguró que seguirían bregando para que "esta medida absolutamente injusta" fuese anulada. "Detraer de nuestras cuentas corrientes un equivalente a un Impuesto a las Ganancias del 130% o un 13% de nuestra facturación es absolutamente confiscatorio", advirtió Morgan.

Por su parte, el presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Raúl Cavallo, sostuvo que persisten las "carencias de garantías jurídicas" y reclamó "la modificación de las reglas del registro de corredores".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?