Remates: buscan convencer al FMI

Economía le demostrará que el número de deudores hipotecarios es menor; piden datos a los bancos
(0)
16 de mayo de 2003  

El Ministerio de Economía mandó a pedir a los bancos un listado exacto de la cantidad de deudores hipotecarios que están en condiciones técnicas para que sus viviendas, que pusieron como garantía de un crédito, sean rematadas.

El encargo no fue hecho con la intención de promover el pronto veto a la prórroga de las ejecuciones que dictó el Congreso el jueves último, sino para demostrarle al Fondo Monetario Internacional (FMI) que la situación engloba a un número menor de deudores y que bien puede resolverse en discusiones particulares entre los bancos y sus deudores, confió a LA NACION una calificada fuente del Palacio de Hacienda.

Si bien el informante dejó en claro que "aún no está decidido si habrá o no veto" sí admitió que por estas horas el equipo económico definirá el tema buscando no alterar los ánimos del organismo multilateral de crédito.

"No está definido, ésa es la verdad; vamos a transmitirle al Fondo que el impacto que tiene la medida en realidad no es tan fuerte porque la prórroga afecta a un número menor de deudores. No son los 16.000 que se están diciendo, por eso les pedimos a los bancos el número exacto de sus deudores", señaló.

Kirchner busca alternativas

Al mediodía, el presidente electo, Néstor Kirchner, había dicho en el programa "Almorzando con Mirtha Legrand", que se difunde por América Televisión, que está en busca de alternativas para el problema de las ejecuciones y que le preocupa "mucho el tema de la vivienda única, familiar".

"Intentaré dar una solución con equidad y justicia (...) pero no voy a hacer demagogia de cuarta", sostuvo Kirchner, que admitió que durante la mañana en la reunión que mantuvo con Roberto Lavagna en su domicilio particular de Uruguay y Juncal trabajaron sobre el tema.

En el Congreso, en tanto, descartan que vaya a dictarse un veto a la medida, aunque un senador del PJ dijo anoche a LA NACION que durante toda la semana en los pasillos del Parlamento recrudecieron los rumores sobre un "inminente" rechazo del Ejecutivo.

"No creo que lo veten por dos motivos: el primero, porque mientras el Senado trató la prórroga y después mientras lo hizo Diputados nunca nadie del Gobierno vino a decir que si se prorrogaba la suspensión sería vetada. El segundo motivo es porque no veo que Duhalde tome una medida tan antipática para la sociedad unas horas antes de irse, mientras que tampoco veo probable que Kirchner empiece su gestión con un veto; sería ilógico", razonó.

Por el mismo camino fue otro informante del Ministerio de Economía, que admitió que es difícil vetar una ley que fue sancionada por unanimidad, esto es, oficialismo y toda la oposición, en las dos cámaras legislativas.

La prórroga que sancionó el Congreso la semana última fue la cuarta postergación de las ejecuciones hipotecarias que dispuso el Parlamento desde enero de 2002, pero esta vez la suspensión se produce mientras los enviados del Fondo se encontraban en el país. Y la noticia no les cayó nada bien, señalaron entonces fuentes del Banco Central a LA NACION. No es para menos: el organismo viene pidiendo de manera sistemática seguridad jurídica para las entidades financieras.

Ayer, una fuente del sector bancario señaló que en total los deudores hipotecarios no superan las 12.000 personas, de las cuales 4000 tendrían deudas con las entidades agrupadas en la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), que aglutina a la banca extranjera, mientras que el grueso está concentrado en los bancos Nación, Provincia de Buenos Aires e Hipotecario.

"La mayoría son deudores del sector agropecuario y de las Pyme. Para los bancos de ABA la prórroga no representa un problema porque son casos manejables, donde se está negociando con los deudores. Ya se dijo que el sector financiero no quiere constituirse en una gran inmobiliaria, no está en nosotros querer liquidar a los deudores, sino que buscaremos una solución", afirmó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.