Repsol vendió la mayoría de los bonos que recibió por YPF

El banco JP Morgan le compró al grupo español, un día después de que éste firmó el acuerdo con el Gobierno, títulos por valor nominal de US$ 3250 millones
Martín Rodríguez Yebra
(0)
10 de mayo de 2014  

MADRID.- Visto y no visto, como dicen los españoles. La petrolera Repsol se desprendió ayer de la mayor parte de los bonos argentinos que el gobierno kirchnerista le había entregado 24 horas antes en compensación por las acciones de YPF estatizadas en 2012 .

En una operación financiera express de enorme magnitud, la empresa vendió a JP Morgan bonos por un valor nominal de 3250 millones de dólares. Se trata de todo el stock que recibió de Bonar 24, un título a 10 años nuevo, aún sin cotización, que rinde un interés de 8,75 por ciento . Recibió a cambio 2813 millones de dólares, informó Repsol en un comunicado al ente regulador de la bolsa madrileña.

De esa manera, la multinacional española acelera su desconexión total con la Argentina tras el largo conflicto comercial y diplomático que supuso la expropiación dispuesta por Cristina Kirchner .

Esta misma semana había comunicado la venta de una participación de 11,86% de YPF, que todavía tenía en cartera, por un valor de 1255 millones de dólares. Se quedó con un 0,4% testimonial.

El jueves, antes de firmar en el Ministerio de Economía el contrato de indemnización, el director financiero de Repsol, Miguel Martínez, había dicho que "no había prisa" para vender los bonos, pero que lo harían gradualmente en cuanto encontraran "ventanas de oportunidades".

Evidentemente había una bien abierta. Después de quitarse en un parpadeo los Bonar 24 (que JP Morgan ubicará ahora entre sus clientes corporativos), Repsol espera ahora el momento de monetizar el resto de los títulos de deuda argentina. Por contrato sólo tiene restringido venderlos durante los próximos siete días.

Le quedan 1250 millones de dólares de Discount 33, que incluyen otros 500 millones de dólares de intereses capitalizados (rinden al 8,33%); 500 millones de Bonar X (vence en 2017, con un interés del 7%); y 317 millones de Boden 2015 (al 7 por ciento).

El objetivo de los españoles era ingresar por caja en el cortísimo plazo una cifra superior a 3000 millones de dólares, con lo que mejoraría su rating y quedaría en condiciones de pensar en nuevas inversiones en mercados seguros.

Entre la venta de acciones de YPF y la primera tanda de bonos superó ya ese objetivo. Fuentes del sector creen que ahora tal vez se tome un tiempo para seguir liquidando los títulos de la indemnización y, mientras, cobrará los altísimos intereses que ofrecen.

Los analistas financieros estaban atentos al efecto que tendrá en el valor de la deuda argentina la forma en que actuó Repsol. Existía temor de un golpe en el precio por sobreoferta. Ayer los bonos soberanos cotizaron a la baja, pero no había consenso entre los operadores de que se debiera a los movimientos de la petrolera española.

Según consta en el acuerdo firmado entre la compañía y el Gobierno, la deuda por la expropiación sólo quedará saldada cuando Repsol ingrese en sus arcas un mínimo de 4670 millones de dólares y un máximo de 5000 millones, el precio que las dos partes consideraron justo por el 51 por ciento de YPF que tomó la Casa Rosada en abril de 2012.

Como los valores argentinos circulan con descuento se pactó un plus para compensar las diferencias entre el precio nominal y el real. En la operación de ayer el descuento fue del 13%.

Las extraordinarias garantías de pago que concedió el gobierno kirchnerista para conjurar el temor a un nuevo default argentino dan la tranquilidad a Repsol de que conseguirá con algo de margen monetizar los bonos hasta el precio acordado.

Incluso podría darse que debiera devolver algo a la Argentina si es que al completarse la operación de venta consiguiera más de 5000 millones de dólares.

Al completar Repsol su salida finalmente amistosa de la Argentina se abre el camino para recomponer la relación bilateral con España, dañada como nunca durante los momentos más dramáticos del conflicto por la expropiación.

Los dos gobiernos dialogan sobre la posibilidad de retomar los contactos diplomáticos de primer nivel, interrumpidos desde entonces. El primer paso sería una visita del canciller Héctor Timerman a Madrid en julio. Y luego se intentaría acordar para antes de fin de año la primera reunión oficial entre Cristina Kirchner y su par, Mariano Rajoy.

Una espera que duró apenas 24 horas

La petrolera española está urgida por salir del país

-2813 ?Millones de dólares

Embolsó efectivamente Repsol al venderle los Bonar 24, un título nuevo a un plazo de 10 años, al banco JP Morgan

-Contradicciones

Anteayer, antes de firmar en el Ministerio de Economía el contrato de indemnización, el director financiero de Repsol, Miguel Martínez, había dicho que "no había prisa" para desprenderse de los bonos

-El objetivo

La meta de los españoles era ingresar por caja en el cortísimo plazo más de US$ 3000 millones, con lo que mejoraría la calificación de Repsol y quedaría en mejores condiciones para pensar nuevas inversiones en "mercados seguros"

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.