Repsol YPF pagará 300 millones a la Nación para extender su contrato

El Estado recibirá ese monto en 3 cuotas; Neuquén obtendrá beneficios por 130 millones y más inversión
(0)
27 de octubre de 2000  

Aunque anteayer, desde Madrid, el presidente de Repsol YPF, Alfonso Cortina, aseguró que la firma no aceptaría pagar 300 millones de dólares al Estado para continuar explotando por diez años más el yacimiento gasífero Loma de la Lata, ayer aceptó esa cifra.

De este modo, el ministro de Economía, José Luis Machinea, rubricó con Cortina la prórroga anticipada del contrato a cambio de un pago cash de 300 millones y de otros 130 millones para la provincia de Neuquén, en donde se encuentra el yacimiento.

De este lado del Atlántico, el secretario de Hacienda, Mario Vicens, fue el encargado de anunciar la buena nueva. Según dijo, de los 300 millones, 80 millones ingresarán en las arcas del Tesoro en diciembre próximo; otros 100 millones ingresarán durante 2001 y los restantes 120 millones, en 2002.

La provincia de Neuquén, en tanto, a cargo de Jorge Sobisch (del Movimiento Popular Neuquino), se verá beneficiada con un crédito de 300 millones a una tasa anual del 9,5%, del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria. Además, la compañía se comprometió a aumentar a 500 millones las inversiones previstas en la provincia hasta 2005, entre otros anuncios.

Machinea, Cortina y Ramón Blanco, vicepresidente de la empresa y responsable de la Argentina en el grupo Repsol YPF, se reunieron ayer en Madrid por más de tres horas.

Hubo un cuarto intermedio a las 19, pero antes de partir a Buenos Aires, cerca de las 22, Machinea ya tenía cerrado el acuerdo, que comunicó de inmediato al presidente Fernando de la Rúa, que por esas horas se encontraba en Santiago de Compostela, como parte de su gira por España. A las dos de la mañana, en el lobby del Hostal de los Reyes Católicos, en el corazón medieval de Santiago, funcionarios del gobierno argentino festejaban el acuerdo.

Anuncio esperado

El encargado de anunciar la noticia en tierra foránea fue el canciller Adalberto Rodríguez Giavarini, quien afirmó que el entendimiento "es sumamente significativo y marca otro de los frutos del viaje del Presidente a España y la predisposición de invertir en la Argentina".

En territorio argentino, en cambio, Vicens interpretó el acuerdo como una demostración del objetivo que tiene ahora el Estado de "dotar de rapidez y agilidad a la gestión", aunque se ocupó de remarcar que al acuerdo se llegó tras "arduas" negociaciones, de las que participó la secretaria de Energía, Débora Giorgi.

El dinero que entrará en las cuentas del Estado ya tiene destino pensado. Y se lo espera con ansiedad. Servirá para financiar la caída que provocará la reducción de cinco puntos del impuesto a los intereses de los créditos de las empresas (una de las medidas anunciadas el lunes último por Machinea), que traerá una disminución de 235 millones de pesos en las arcas públicas.

De todos modos, dijo Vicens, el impacto se sentirá con más fuerza en 2002, como consecuencia de la aplicación del resto de las medidas que se conocieron el lunes (devolución anticipada del IVA a la inversión, entre otras). Para el funcionario, esto marca un precedente para otras concesiones que el Estado deberá renegociar, ya que aseguró que existen otros pedidos para prorrogar contratos.

Según números de la Secretaría de Energía, lo que podría obtener el Estado del conjunto de prórrogas que están bajo estudio es del orden de los $ 400 millones. No sólo en yacimientos gasíferos, sino también petroleros. En este caso, con la firma del acuerdo, Repsol YPF logró la prórroga anticipada hasta 2027 del contrato de explotación que terminaba en 2017. Según explicó Vicens, todos los contratos contienen una cláusula que permite a las empresas pedir la prórroga hasta seis meses antes de su finalización, o en forma anticipada. "Acá hubo un pedido anticipado y eso para el Gobierno tenía un valor", dijo el funcionario a la prensa. Y ese valor era de 300 millones.

De todos modos, que Repsol YPF haya solicitado el adelantamiento de la prórroga y, más aún, aceptado pagar esa cifra, se basa en las excelentes perspectivas que el sector gasífero tiene para los próximos años. En consideración del secretario de Hacienda, existe una tendencia de "crecimiento concreto del mercado de gas, sobre todo a través de exportaciones a Brasil".

En España, en tanto, el gobernador Sobisch se mostró más que satisfecho por el acuerdo cerrado. Dijo que la inversión de Repsol YPF en los primeros cinco años aumentará de 3000 a 4000 millones, dentro del plan de 8000 millones previsto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.