Opinión. Retener talentos es mirar al futuro