Revuelo en una reunión de la UIA por las críticas de un empresario a Macri

Sacco, de los gráficos, cuestionó al líder de Cambiemos y encendió la discusión
Francisco Olivera
(0)
4 de noviembre de 2015  

El viento no sopla ya tan fuerte y en un solo sentido: la crítica de un empresario a Mauricio Macri, candidato de la oposición, provocó ayer un infrecuente revuelo en la Unión Industrial Argentina (UIA). Justo en momentos en que desde el Gobierno se pedía lo contrario: respaldo a Daniel Scioli, el oficialista.

Parecía una pequeñez. Pero insumió media hora de discusión en la habitual reunión del comité ejecutivo fabril. Juan Carlos Sacco, líder de la Federación Argentina de la Industria Gráfica y Afines (Faiga), venía de hablar por la mañana con radio América, conversación en la que había sido muy crítico con el referente de Cambiemos. "A Macri le falta un discurso industrialista -afirmó-. Esperemos que lo tenga, porque no lo veo hablar mucho de las pymes".

Nada que no hubiera dicho otras veces. Pero el contexto de sus palabras era esta vez distinto. No sólo por la inminencia del ballottage o los reverberos de la primera vuelta electoral, sino porque coincidía con llamados que, desde el Gobierno, vienen llegando en estos días a empresas. Encargos oficiales de último momento: respaldar a Scioli y advertir los riesgos de un triunfo de Macri.

"Nos rehusamos. Si nos obligan, les diremos que están caricaturizando una situación que no sé si es cierta", contaron a LA NACION en un grupo nacional. Entre los convencidos del modelo todo surgió en cambio más espontáneo. Gerardo Venútolo, líder de la Asociación de Industrias Metalúrgicas (Adimra), admitió a Ámbito Financiero tener "dudas sobre Macri porque no se expide sobre el sector". Y Matías Furió, de la Cámara del Juguete, agregó que si ganaba Cambiemos quedaban "en peligro todas las fuentes de trabajo, como ya pasó en los '90".

Era la atmósfera en que la UIA recibía ayer a Sacco. Más que el contenido, lo que incomodó entre sus pares fue que en los portales y diarios que consignaban sus declaraciones se lo estuviera definiendo como integrante de la institución. Fue el argumento que esgrimió para cuestionarlo Miguel Acevedo, vicepresidente Pymi. Se acababa de abordar un tema espinoso para el sector, la litigiosidad en los riesgos del trabajo, y el director de Aceitera General Deheza se dirigió a su par de la industria gráfica: "Es importante que, cuando hagas una declaración política como la que hiciste, no lo hagas en nombre de la entidad", le dijo, y fue interrumpido por el santafecino Guillermo Moretti: "Miguel, en la UIA hay distintas opiniones y deben ser respetadas".

Pero la mayoría estaba de acuerdo con Acevedo. Adrián Kaufmann, presidente de la central fabril y directivo de Arcor, contó que varios periodistas lo estaban llamando para preguntarle por las palabras de Sacco. Daniel Funes de Rioja, de la cámara alimenticia Copal, hizo incluso una observación de carácter técnico: en lugar de presentarlo como secretario de la UIA, los diarios hablaban en ese momento de Sacco como "secretario general", un cargo que en el mundo gremial equivale al de gerente general o presidente. Después recordó que, hacía algunos días, José Urtubey, uno de los vocales, había emitido también una opinión atribuible a la UIA.

"Daniel, yo hablé de la necesidad de tener un comercio inteligente, lo mismo que decís vos", le contestó el accionista de Celulosa. "Significa no ser ni aperturista ni cerrado", agregó. Kaufmann asintió: "Coincido en que José habló como industrial".

Sacco también se defendía. "Siempre hablo en nombre de Faiga, no puedo saber qué es lo que interpretan los periodistas", dijo. Funes de Rioja insistió en que, desde su propio lugar, cada vez que daba un punto de vista lo hacía como líder de Copal. "Yo también hablo en nombre de Fiat", apuntaló Cristiano Rattazzi, presidente de esa automotriz. "No, Tano -volvió a interrumpir Moretti-. Cuando vos hablaste de devaluación, los medios pusieron que hablabas por la UIA".

La discusión llevaba unos treinta minutos. Hasta que Eduardo Nougués, de Ledesma, propuso saldarla de un modo que conformó a todos: agregar en el comunicado que difunden semanalmente a la prensa un último párrafo aclaratorio de la cuestión. Para entenderlo hay que haber estado ayer en esa sede o saber qué pasó. Dice así: "Posición oficial de la UIA: en vistas de las recientes declaraciones efectuadas en diversos medios por parte de integrantes de la entidad, el comité ejecutivo de la Unión Industrial Argentina aclara que las posiciones de la institución son expresadas exclusivamente por su presidente o mediante comunicaciones oficiales emitidas a tal efecto".

Son recaudos nuevos. A fines de agosto, antes de la primera vuelta, Héctor Méndez, todavía presidente de la UIA, tampoco había sido indulgente con Cambiemos. "A Macri lo veo con menos vocación industrial, no ha sido cariñoso con nosotros", dijo. El único molesto ese día fue Macri.

Juan Carlos Sacco

Industria gráfica

Dijo ayer que a Macri le faltaba un discurso industrialista. "Esperemos que lo tenga, porque no lo veo hablar mucho de las pymes", agregó

Miguel Acevedo

Aceitera General Deheza

Le pidió a su compañero que en adelante emitiera cualquier opinión política desde su posición de líder de su sector, sin involucrar a la UIA

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.