Rocca confía en una recuperación local

Francisco Olivera
(0)
25 de octubre de 2000  

SANTIAGO, Chile.- "Solas, estas medidas no son suficientes. Pero son buenas señales. Y la economía es también eso: psicología." Agostino Rocca, presidente del grupo Techint, tiene en las manos una fotocopia de los beneficios destinados a incentivar la inversión que el ministro de Economía, José Luis Machinea, anunció anteayer, y los estudia uno por uno. Se cuida, sin embargo, de no embarrarse con declaraciones estridentes. Y remata, en el cuarto piso del Sheraton Hotel, de esta ciudad: "La Argentina necesita un business plan en el nivel país. Que oriente la economía para no depender tanto de las contingencias externas. Yo respaldo a Machinea, creo que entiende bien la temática y es una persona capaz".

Durante la segunda jornada del Congreso Latinoamericano de Siderurgia, el directivo se excusó de no querer hablar del Gobierno: "Yo no soy político, no me pregunten sobre política". Pero admitió las circunstancias que sí lo tocaron de cerca: "Es cierto que nuestras expectativas a principio de año eran otras. Las fuimos bajando: primero, un crecimiento del PBI del 3%; a mitad de año, al 2%... Seguramente este año creceremos por debajo del uno por ciento".

-¿En qué se falló?

-Creo que hubo un error en el comienzo del año: se subestimó el impacto psicológico de medidas necesarias, como el incremento impositivo y el ajuste. Porque el equilibrio fiscal debe ser un objetivo permanente para que la refinanciación de la deuda argentina no se vuelva complicada. Pero fue un error táctico: le dieron al paciente dos remedios amargos por separado, en lugar de darle uno solo de golpe. Yo prefiero las cosas así: rápidas y todas juntas, y no divididas en partes. En ese sentido, no se manejó bien la comunicación. El Gobierno tiene una idea clara de país a mediano plazo, pero la transmitió mal.

El directivo de nacionalidad italiana vuelve sobre las medidas dadas a conocer ayer por Machinea, que contemplan, entre otros beneficios, una reducción de siete puntos del impuesto a los intereses pagados para inversiones, entre enero y julio próximos. "Eso es bueno, porque es empezar a eliminar factores distorsivos. Modera el pesimismo y la tendencia de falta de credibilidad en que estábamos. La Argentina debe tener un Estado pequeño, eficiente, con un sistema de impuestos no distorsivos. Por ejemplo, en las tarifas de algunos servicios públicos, como el transporte o la energía, hay cláusulas de indexación que no se ajustan a la realidad del país. Pero habría que manejarlo de un modo prudente. Hacerlo de manera abrupta podría generar efectos no deseados." Techint prevé para 2001 un crecimiento del 3% en el PBI. "Si la situación política se estabiliza, como creo que va a suceder", se apura Rocca y explica que el grupo invertirá entre 80 y 100 millones de dólares en ese período, en ampliaciones de plantas de valor agregado. "Seguimos siendo el furgón de cola de América latina, pero tengo fe en que volverá la estabilidad política. Una crisis de ese tipo siempre es perjudicial para la economía. Espero, entonces, una recompactación de las fuerzas que componen la Alianza. Además, el dólar va a perder un poco de fuerza respecto del euro y eso va a mejorar la competitividad, que va a incidir en las exportaciones." A la izquierda, Fredy Cameo, director general de Siderar, una firma del grupo, agrega: "Esperamos que en el primer semestre de 2001 Siderar crezca un 15% respecto de estos últimos seis meses".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.