Ruckauf quiere rediseñar su presupuesto

El tema comenzará a tratarse el martes próximo, con los nuevos legisladores
(0)
6 de diciembre de 2001  

LA PLATA.- La provincia de Buenos Aires enfrenta un dilema: después de conocidas las nuevas medidas económicas y ante la incertidumbre sobre sus efectos, las autoridades bonaerenses no saben cómo definir el presupuesto de 2002.

Hasta una semana atrás, en la Legislatura provincial hablaban de un cálculo de gastos y recursos de $ 8300 millones, lo que representa una reducción del 21% respecto de la estimación original de este año, que fue de $ 10.500 millones. "Esto era apenas una hipótesis en caso de que la economía pudiera estabilizarse", dijo el senador Juan Amondaraín (PJ), titular de la comisión de presupuesto de la Cámara alta provincial. Según esa proyección -que no fue discutida aún con la oposición- entre las reducciones salariales (unos $ 580 millones), el canje de deuda ($ 550 millones), los ajustes previstos en el área educativa (eliminación de licencias y optimización del gasto vía descentralización) y la eliminación de organismos superfluos, la provincia podría bajar su gasto.

Todas las fuentes legislativas coincidieron en que la resolución del tema podrá vislumbrarse a partir del martes próximo, cuando empiece a funcionar la nueva conformación de las cámaras, donde el PJ tendrá mayoría.

Algunas versiones sostienen la postura de dictar una prórroga del actual presupuesto, pero en el Ministerio de Economía provincial negaron anoche tal posibilidad.

"Lo más difícil es resolver las definiciones que están atadas a la estimación de crecimiento que plantee el presupuesto nacional. Además, hay que ver qué pasa con la coparticipación federal", dijo un vocero de la cartera económica.

Otra de las alternativas es la confección de un presupuesto de emergencia que pueda ser adecuado a las contingencias.

Pese al contexto, las autoridades bonaerenses tienen un arma en la manga: el patacón. Por la vía de nuevas autorizaciones legislativas, el gobierno podría volver a emitir (ya lanzó $ 800 millones) bonos para ampliar el pago a los estatales, posicionar a los certificados como el principal circulante y frenar la caída de la recaudación y del consumo.

Córdoba, con reducciones

COrdoba.- El gobernador José Manuel de la Sota remitirá en los próximos días a la Legislatura el proyecto de ley de presupuesto 2002, que, como ha anticipado en las últimas semanas, contendrá una disminución de unos $ 300 millones respecto de los gastos estatales calculados para este año, del orden de los 2700 millones.

Por tanto, no será necesario prorrogar el presupuesto de 2001 para la gestión gubernamental de los primeros meses del año entrante.

El mandatario se encontraba ayer en la Capital Federal -participó de una reunión con otros gobernadores justicialistas- junto con su ministro de Finanzas, Esteban Dómina; pero una fuente de la Casa Rosada confió que la remisión del proyecto se hará casi seguro en la próxima semana.

El presupuesto integrará un paquete de leyes que De la Sota presentará a la Legislatura. Figurarán también una reforma de la ley de ministerios a efectos de producir una reducción a la mitad de su actual gabinete de ocho carteras y dispositivos para asegurar el recorte del gasto público.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.