Saber gestionar la diversidad es una clave para impulsar la creatividad