Se acelera la fuga de capitales por la incertidumbre electoral

Se prevé que el año cerrará con una pérdida de US$ 17.000 millones; en 2010 hubo US$ 11.400 millones
(0)
6 de junio de 2011  

La Argentina terminaría este año con una salida de capitales cercana a los US$ 17.000 millones, muy por encima de los US$ 11.400 millones de 2010, en un contexto de menor superávit comercial y de incertidumbre preelectoral que se refleja en el mercado cambiario.

Luego de un primer trimestre con una fuga de US$ 3600 millones, las cifras preliminares de abril (US$ 1800 millones) y mayo (US$ 2000 millones) inquietaron a los analistas que preveían ruido más cerca de los comicios de octubre y no en el segundo trimestre, caracterizado por el ingreso de dólares por el agro.

Hernán Lacunza, director de Empiria Consultores, advirtió que 2011 será el primer año posterior a la explosión de la convertibilidad con caída de las reservas, porque la combinación de superávit comercial y préstamos financieros del exterior será menor que la de la fuga de divisas y el pago de deuda.

"Es una escasez complicada, pero no lapidaria, porque el Banco Central tiene los dólares, pero aparece con poca convicción para usarlos", indicó el ex gerente de la entidad oficial.

La salida de depósitos saltó de unos ?US$ 3000 millones anuales a un pico ?de US$ 23.000 millones en 2008, para acumular hasta principios de este año US$ 56.000 millones.

En 2010 cerró en US$ 11.400 millones ?y a principios de año se preveía una salida de US$ 12.000 millones, pero las cifras de los primeros cinco meses llevaron a los analistas a anticipar un escenario más pesimista, que también se refleja en el mercado del dólar paralelo (ver aparte).

Los factores que explican esta revisión negativa son los fuertes controles del Gobierno (Banco Central, UIF y AFIP) y los nervios que persisten entre los inversores en torno de la política económica tras las elecciones presidenciales.

Si bien el Banco Central relativiza el efecto perjudicial de esta sangría –al afirmar que se trata más de "dolarización de activos" que de una "fuga"–, en realidad, el pase a moneda extranjera suele ser la escala inevitable antes de la salida del dinero del sistema financiero. Además, la fuga de capitales representa un freno para las inversiones y para la acumulación de más reservas en el BCRA.

Un informe del estudio Bein indica que "desde 2007 hasta ahora, la salida de capitales ha sido compensada totalmente con el ingreso de los dólares comerciales" y afirma que, sin salida de capitales, "el BCRA podría tener acumuladas hoy el doble de las reservas que maneja".

La paradoja, señaló el informe, es que el Banco Central "dejó de acumular reservas, aún cuando la economía está transitando el mejor trimestre en términos de oferta de dólares". De este modo, "el primer semestre podría acumular una salida de US$ 10.000 millones, casi en línea con la de todo 2010, de US$ 11.400 millones". El estudio que dirige Marina Dal Poggetto afirmó que "no es evidente que la salida de capitales se acelere", aunque advirtió que "la incertidumbre no está asociada al proceso electoral en sí, sino más bien a la política para el día después".

Radicalización

Las declaraciones del viceministro de Economía, Roberto Feletti, sobre una posible "radicalización del populismo" contribuyeron a este clima, según los analistas, que tienen pocas esperanzas respecto de la posibilidad de que el Gobierno modere su rumbo tras los comicios. Por el contrario, la mayoría cree que, ante una mayor complicación del escenario local o internacional, la reacción oficial será apretar más los controles.

Pero fuentes oficiales indicaron a LA NACION que hasta ahora sólo se registró "una dolarización natural para un período preelectoral" que no se tradujo en caída de depósitos, aunque sí en una fuerte caída del precio de los activos financieros del país. En el BCRA juran que no habrá controles adicionales y aclaran que los analistas se equivocan sobre la proyección de caída de reservas.

"De hecho, mayo terminó US$ 50 millones arriba que principios de mes, aunque los analistas preveían que las reservas iban a caer", se explicó desde la entidad que conduce Mercedes Marcó del Pont.

Todas las miradas están puestas en el ritmo de devaluación del peso; mientras que en el primer trimestre del año el BCRA aceleró la depreciación, luego hubo cierto susto por el impacto en los precios internos. A eso se suma la garantía que, semanas atrás, el ministro de Economía, Amado Boudou, les dio a los banqueros, de que el dólar seguirá planchado al menos hasta las elecciones, lo cual permite un buen negocio para el sector financiero, aunque genera una mayor expectativa de devaluación posterior en la medida que la inflación ronde el 25% anual.

LA ECONOMÍA DETRÁS DE LA POLÍTICA

  • 17.000 millones

    Es el monto, en dólares, de salida de capitales proyectado por analistas privados para este año.
  • MERCEDES MARCÓ DEL PONT

    Presidenta del Banco Central

    En la entidad afirman que no habrá controles adicionales y agregan que los analistas privados se equivocan con la proyección que hacen sobre caída de reservas.

    AMADO BOUDOU

    Ministro de Economía

    Les dijo semanas atrás a banqueros que el dólar seguiría en el nivel actual, por lo menos, hasta las elecciones de octubre, lo que permite un buen negocio para el sector financiero.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.